Dante Poli: Miguel Ponce alcanzó a darle identidad a su equipo, por algo pasó a segunda fase contra todo pronóstico

04

 

Uno de los estandartes de la Roja Sub 17 en Japón 1993 analiza a la Selección de Ponce, sugiere cómo deben trabajar las divisiones menores y revive la etapa más bella de su vida.

“Fui a Sausalito a ver a la Sub 17 contra Estados Unidos, quería verla en Viña, donde afortunadamente me dio una gran alegría con la clasificación a la siguiente fase jugando muy bien, fundamentalmente el segundo tiempo. El ambiente y el espíritu creados en Viña, muy especiales, los pude vivir in situ la noche del 4-1”, dice en la apertura Dante Poli, uno de los emblemas de la Roja infantil de 1993 que obtuvo un tercer puesto con ribetes de campeón.

“Además Sausalito, junto con su belleza y estupenda organización, mostró un marco extraordinario. Fue muy bonito estar en él. Más encima, vi el espectáculo cerca de la familia de Miguel (Ponce), ex compañero en la UC que necesitaba el apoyo de todo el fútbol chileno. Fui a Viña como hincha, a disfrutar el Mundial, no a analizarlo. En definitiva, me contagié con la euforia del triunfo y, lo más ponderable, con la energía de nuestros muchachos”, respalda el campeón cruzado en los Apertura de 1997 y de 2002.

Poli, nacido en Arica e incorporado a las filas estudiantiles a sus siete años, sigue hablando con su típica alegría para la CASA DEL DEPORTE en el hall de radio Tiempo, antes de esgrimir sus comentarios en Más allá del Fútbol junto a Claudio Palma y Waldemar Méndez…

¿Qué balance le asignas a la Selección después de sus cuatro partidos?

Lamentablemente le correspondió un grupo difícil en teoría, pero mostró argumentos interesantes ante Croacia y Estados Unidos, y después ante México a pesar de la derrota. Lo de Nigeria sí era muy difícil, un equipo que a esta edad no sólo presenta una superioridad física muy notoria, sino también corre como pocos y juega bien, con figuras absolutamente desequilibrantes. Por algo ha jugado el cincuenta por ciento de las finales de los mundiales Sub 17, lo que no me parece una casualidad. Y el resto ha sido parejo, en general, donde destaco el férreo trabajo de México en este tipo de categorías.

¿Chile no se paró mal ante México? ¿El empate a uno terminando la primera parte condicionó el encuentro?

Me gustó Chile en un partido parejo, hizo un buen primer tiempo, se plantó con personalidad e intentó jugar buscando diversas variantes. Ambos se neutralizaron en algunos pasajes con una intensidad difícil de ver a este nivel. Pero el inmediato empate mexicano sí cambió el trámite, ya que en el segundo tiempo fue superior, además abrió la cancha y los cambios le resultaron. Chile se fue apagando, insistió más con voluntad y los relevos no fueron todo lo felices como pretendió Miguel. Con su triunfo, México demostró el por qué es uno de los candidatos al título junto a Nigeria, Bélgica…

¿Qué figuras chilenas resaltas?

Marcelo Allende, quien mostró carácter y temperamento para ser el menor del grupo, y por haberse incluido sobre el final de este proceso. Además de sus condiciones técnicas manejó liderazgo. Es un chico que progresará montones, sin dudas. También me gustó Brian Leiva, especialmente frente a México, Gonzalo Jara, Fabián Monilla y Zacarías López, arquero ariqueño. En general el equipo se armó bien, fue acertadamente elegido.

¿La labor de Miguel Ponce fue meritoria a la postre después de su escaso tiempo para enfrentar un desafío importante? 

Sí. Vimos un trabajo de equipo, el que intentó jugar a algo a pesar del poco tiempo de preparación, con matices, virtudes y defectos dependiendo del rival. Miguel alcanzó a darle cierta identidad a su seleccionado, la que fue bien recogida por los muchachos. En ese sentido, entonces, estuvieron bien ambos porque contra todo pronóstico clasificaron en un grupo complicado, en el que se toparon con dos favoritos. Y la suerte, eventualmente decisiva en estos torneos, termina siendo relevante, principalmente cuando asumes faltando escasos meses para un desafío desperdiciado en su inicio.

¿Qué lecturas se deben aplicar tras el mal inicio del proceso? 

Son lecciones de las cuales se deben aprender porque cualquiera cree que los niños van a la Selección, juegan y tienen que rendir. Así de simple. Y no es así porque para un rendimiento exitoso se necesitan procesos, tiempo, acoplamiento y encontrar una idea. Y a pesar de las dificultades y conociendo las condiciones, el equipo de Miguel Ponce dio lucha y momentos de buen juego, retribuidas por la gente con mucho cariño.

Siendo coherente y respetuoso con los procesos, Ponce debería seguir con la base de este plantel con miras al próximo Mundial Sub 20… 

Sí, y puede haber también un traspaso con la labor de Nicolás Córdova, técnico de la Sub 20. A ver… creo que más allá del nombre en sí, debe haber coherencia en el equipo de trabajo, desde el director de las divisiones menores hasta los técnicos de todas las categorías. Así, se trabaja de cara a los mundiales venideros, que hoy se juegan cada dos años, entonces los períodos son muy breves para preparar a los chicos. Primero debemos consolidar eso y después desarrollar a los jugadores física y tácticamente, y lo primordial, elegir entrenadores idóneos.

“¿POR QUÉ LOS AFRICANOS BAJAN SU NIVEL EN LOS MUNDIALES ADULTOS?”

Un tema absolutamente debatible e insoslayable dice relación con la aparente mayoría de edad de algunas selecciones africanas, como la de Nigeria en nuestro Mundial y en todas las citas donde no pasa inadvertida. Dante Poli, quien en Japón 93 sufrió el poderío físico de Ghana -la que venció 3 a 0 a la Roja en aquella justa-, da su enfoque al respecto.

“Es impresionante la superioridad física, superior a la gran mayoría de las selecciones. Después del nivel Sub 20, cuando participan en mundiales adultos, el tema se empieza a compensar. En los mundiales absolutos bajan ostensiblemente su nivel de resultados, si vemos sus actuaciones relativamente destacadas sólo recuerdo a Camerún del 90 y a Ghana del 2010. ¿Por qué? Pero hace poco se realizó un estudio médico en la muñeca de sus jugadores, el que revelaría que todos cumplen con la edad biológica. Es muy difícil equipararlos y si permanecen estas medidas, sin controles rigurosos, lamentablemente nos veremos enfrentado siempre a tan marcada diferencia”.

“EL RECUERDO MÁS LINDO DE MI VIDA”

Con la sola presencia de Poli, también resulta inevitable no retrotraerse a 1993, año de la generación que alcanzó un tercer puesto Sub 17 con visos de hazaña, pues era el primer Mundial de la categoría con la Roja como estelar debutante. Dante, líder, el muchacho del humor y el de la personalidad desbordante según sus compañeros, lo evoca así.

“Todo fue extraordinario, desde el Sudamericano de Colombia hasta el triunfo por penales sobre Polonia. Para cumplir con la clasificación al Mundial, el Pollito (Leonardo Véliz) nos llevó a un lugar apartado porque estábamos muy expuestos en un hotel donde había ciertas tentaciones. Esa fue la fórmula para el éxito, ya que nos unimos y construimos como equipo y grupo en una edad hiperventilada. También fue vital la gran cantidad de partidos jugados antes y después del Sudamericano, haciendo giras por Sudamérica, Estados Unidos, Europa… Desde todo punto de vista es uno de los recuerdos más lindos de mi vida, no solamente del fútbol”.

Y en lo competitivo, ¿qué pasó frente a Ghana después de las notables presentaciones ante Polonia y República Checa?

Ghana, en semifinales, estableció una diferencia en todas las facetas, sumadas a nuestros errores también, los que después se analizan en lo fino y te das cuenta de que pudo ser más competitivo. Pero fuimos un equipo que siempre propuso, con jugadores que se entretenían jugando, como el “Pato” Galaz. Y teníamos a Frank Lobos, Héctor Tapia, “Seba” Rozental, Alejandro Osorio, al “Negro” (Nelson) Garrido, quien pasaba por su lateral y se juntaba con Manuel Neira. O sea, había un potencial técnico sensacional.

Recrea el partido con Polonia, el de tu autogol, el de tu patriada para el empate a uno, el de los penales…

¡Hubo tantas emociones en esa verdadera final tras un huracán que complicó la disputa del partido! Todos queríamos jugarlo, no así los polacos, nosotros queríamos terminar la gran campaña en la cancha. Yo venía con una lesión al tobillo y después de mi autogol, hice esa gran jugada faltando tres minutos. Penal. Sebastián lo anotó para poner el empate a uno. Y los penales… La inmensa alegría la grafico en la pirámide humana con el dirigente César Vaccaro, quien se tiró a ella mostrando toda la unidad de la Selección. Y después, las lágrimas, gritos, alegrías…

Lo dijiste, “el recuerdo más lindo de mi vida”. ¿Mayor a tu debut profesional y a los títulos con la UC?

Esos títulos fueron profesionales y se viven de otra manera, no con la ilusión del muchacho de 16 años. Revivir lo de Japón con los padres y la familia, los horarios lejos del país y lo que produjimos acá en Chile, es casi imposible de repetir. El profesionalismo implica resultados y mayor responsabilidad porque el próximo fin de semana los debes ratificar. Es otra cosa.

TAN LEJOS, TAN CERCA

¿Cómo un zurdo llegó desde una lejana ciudad a Universidad Católica? Poli lo explica, como asimismo su particular retiro y su soñada experiencia en el “Teatro de los sueños”, estadio del Manchester United.

“Por traslado laboral de mi viejo, Eugenio, llegué a los seis años a Santiago. Como empezamos a vivir cerca de Santa Rosa de Las Condes, fui a las escuelas de fútbol administradas por Néstor Isella, quien me dijo, anda a probarte a las divisiones menores. Me presentó a Pablo Houston y después me dirigieron Héctor Pinto y Fernando Carvallo, entre otros técnicos”.

¿Por qué te retiraste en Puerto Rico, país sin tradición futbolística?

Fue una locura, una experiencia y aventura diferentes (sonriendo). Ya me había retirado y el 2005, Rozental me convenció para jugar unos meses en el Puerto Rico Islanders. Era un desafío personal, una manera para terminar mi carrera junto a uno de mis mejores amigos.

Y en 1997 te convertiste en el primer chileno en defender al Manchester United. ¿Qué te dijo Alex Ferguson?

Jugué dos amistosos en el Old Trafford, uno de ellos contra el Inter de Milán de Iván Zamorano y como compañero de muchísimas figuras: David Beckham, Peter Schmeichel, Jordi Cruyff, hijo de Johan… Me llevó mi representante, el israelí Ronnie Katsav, que también lo era de Rozental y que llevó a Javier Margas al West Ham. Al final tenía una lesión, un elemento relevante para Ferguson, con quien tuve una charla muy especial.

Treinta minutos de charla han servido para conocer los sentimientos de un mundialista esencial en Japón 93, donde fabricó una maniobra excepcional en la disputa por el bronce cuando el pitazo final ya se sentía y la Roja solamente rasguñaba el podio. Dante Poli, responsable del empate en Tokio previo a la definición por penales, va después de la cita con la CIUDAD DEL DEPORTE al micrófono de la 95.9 FM, en el cual seguirá analizando Chile 2015 y sus finales del 8 de noviembre a jugarse en el Sausalito de Viña del Mar.

Anuncios