Frank Lobos: El tercer lugar impactó a nuestra sociedad y a la juventud identificada con el deporte

04

 

El “10” nacional en el Sub-17 de Japón recrea un bronce cuyo valor aún se aprecia y analiza el Mundial que culminará en Sausalito.

En una pequeña y sombría sala de la Penitenciaría de Santiago, la CASA DEL DEPORTE continuó la secuencia de visiones respecto del tercer puesto logrado por la Roja Sub-17 en el Mundial de Japón 1993. El añoso recinto penal -paradojas del destino- fue el sitio donde el ex volante zurdo dio su particular mirada del bronce obtenido en Tokio desde los doce pasos, tras las esgrimidas por Leonardo Véliz y Ariel Salas, entrenador y arquero de esa selección.

“Acá trabajo para el Ministerio de Justicia como entrenador de la Selección de Futsal de Gendarmería, buscando internos con talentos deportivos para reinsertarlos socialmente. Y, por otra parte, estoy en el último semestre de la carrera de entrenador en el INAF”, explica el carismático y sonriente mediocampista de Colo Colo y de Everton -entre otros colores-, en los noventa y 2000.

“En relación a la carrera de entrenador, destaco a Gustavo Benítez, quien me marcó en el aspecto táctico porque yo no era un jugador de overol ni de marcar. Gracias a él desarrollé esa faceta y entendí la importancia de la polifuncionalidad. Hoy, lo indica la nueva metodología, todos deben ser capaces de desempeñar diversas funciones. Con Benítez, además, gané tres títulos en Colo Colo e hicimos dos temporadas maravillosas en la Supercopa y en la Libertadores del 96 y 97”, agrega.

Tu paso por Everton no fue precisamente maravilloso.

Lamentablemente descendimos el 2000 a pesar de tener un equipo bastante competitivo. Pero no me arrepiento de haber ido a préstamo en el segundo semestre a un club con una Historia y tradición extraordinarias, porque, aun en la derrota, aprendí mucho sacando experiencias para mi vida deportiva en una institución súper importante de nuestro país.

RUTERO PREVIO AL PODIO

¿Recuerdas bien el debut de una de las mejores actuaciones del fútbol chileno?

Ante China entré comenzando el segundo tiempo, cuando perdíamos 2-0. Como el planteamiento en el primero no fue ofensivo, la lectura de Leonardo Véliz le indicó poner a otro mediocampista para alimentar más al ataque y marcar superioridad con la posesión del balón. Así creamos grandes sociedades con Héctor Tapia, Manuel Neira y Sebastián Rozental, sumada a la incorporación ofensiva de Dante Poli y a la de los laterales. Entonces el descuento llegó con un gol de Neira y el 2 a 2 con un tiro libre indirecto de Sebastián.

¿Y los encuentros con Túnez y Polonia, el gran rival del torneo?

A Túnez, con goles de Neira y Tapia, le ganamos sin ningún inconveniente. Ingresé como titular y, para guardar el 2-0 que alimentó el estado anímico, me reemplazó (Pablo) Herceg. Y Polonia, de una estructura física muy superior a la nuestra, nos vencía 3-1, pero con la capacidad goleadora de Manuel, Sebastián y Héctor rescatamos el empate a tres. Ese partido, en el cual sacamos amor propio, nos dio la convicción de poder doblegar cualquier resultado desfavorable.

En segunda fase y en semifinales se produjeron realidades opuestas…  

Así nomás fue porque frente a la República Checa, otro equipo de enorme envergadura física, mostramos clara superioridad al derrotarla 4-1 con un golazo de Tapia y el destape de Neira, quien marcó dos más. Y en la semifinal con Ghana, nos vimos superados futbolística y físicamente. Nada que hacer entonces.

“MI PENAL FUE CLAVE”

¿Qué destacas de la dramática definición contra Polonia en ochenta minutos?

La lucha hasta el final, el corazón, la entereza por darle al país un tercer puesto… Costó, sin embargo Dante Poli, después de su autogol, se atrevió con una jugada para generar un penal anotado por Rozental faltando menos de dos minutos. Y después a la definición…

¿Existió el penal?

No (sonríe). Todos sabemos que Dante lo fabricó, pero alguna vez debía tocarnos a nosotros después de tanta injusticia recibida por Chile a lo largo de su Historia.

¿Sentiste presión al encargarte del primer lanzamiento en la serie decisiva?

Me tenía fe y más que presión sentí una tremenda responsabilidad porque el mío era clave. Si aciertas el primero, le das seguridad a quienes disparan después, si no, se derrumba el castillo. Y esa caminata hasta el punto penal es interminable, piensas muchas cosas. Gracias a Dios tuve frialdad para definir, y el último, el 4-2 de Nelson Garrido, también fue muy importante porque además impactamos a nuestra sociedad y a la juventud identificada con el deporte.

“Poli fue la mayor figura del equipo”, dijo Ariel Salas a la Casa del Deporte. ¿Quién fue para ti?

Manuel Neira, segundo goleador del Mundial con cinco goles. Y no sólo por eso… Poli, por vocación ofensiva, juego aéreo y táctica funcional, fue otra de las figuras sin dudas. Y Salas resultó fundamental porque tener un portero que dé amplias garantías es un indicador muy válido para poder hacer y deshacer con los rivales. Por lo demás, contuvo los dos primeros penales de Polonia.

Resume esta aventura mundialista.  

Tiene una clasificación especial porque generamos un impacto en la plenitud de la adolescencia, y aun sin ser campeones, presenta una connotación mayor por estar dentro del podio. Nuestro esfuerzo y sinergia en la cancha nos dio el impulso para proyectarnos al profesionalismo, y también logramos reconocimiento público desconociendo la real magnitud de lo que estaba sucediendo acá. Recién tomamos conciencia cuando volvimos.

IMPRESIONES A 40 DÍAS DEL SUB-17 DE CHILE

“Un lindo desafío afrontará la Selección porque será local por primera vez en un Mundial de la categoría. Entonces la presión es alta, tema a trabajar con un buen control de impulso para manejar la ansiedad de los jugadores. Conociendo a Miguel (Ponce), sé que está trabajando ese aspecto importante en un campeonato donde estarán las mejores selecciones y en el que el apoyo del público, esperemos, sea tan masivo como el entregado a la Roja en la Copa América. Estamos en un estado de gracia debido al título de los adultos, ojalá todo el país se vuelque en un hecho tan poco habitual acá”, dice el también locuaz y entretenido entrevistado que agrega:

“Ahora tenemos una mejor infraestructura y estadios realmente profesionales para dar una buena imagen al mundo. Estas condiciones nos permiten organizar megaeventos como este y no centrándolos solamente en Santiago, sino en provincias donde se jugarán muchísimos partidos. Construyendo estadios el país progresa provocando alicientes no sólo para los futbolistas, también para los deportistas en general, los que mueven a la sociedad. Y el maravilloso entorno de Sausalito y de Viña en sí, sede de dos encuentros de Chile en primera ronda y de las dos finales, amerita que se les haya dado un gran protagonismo”.

Y completa: “Chile, en teoría, no enfrentará rivales fáciles en su grupo, pero Miguel Ponce le hará entender a sus dirigidos que nada es imposible trasmitiéndoles su experiencia como ex jugador de alto nivel. Para avanzar a siguientes fases, junto con lo competitivo naturalmente, predominarán otros factores: el apoyo familiar y el de la hinchada, y el honor de estar en un Mundial. También juegan otros, los cinco más importantes del fútbol: el técnico, el táctico, el reglamentario, el sicológico y el físico… Nigeria nos puede poner problemas, conocemos su exitosa Historia en este nivel, y Croacia y Estados Unidos son absolutamente superables”.

“FUI JURADO DEL FESTIVAL DE VIÑA JUNTO A ESTRELLAS MUNDIALES”

Frank Lobos, quien dedicó el bronce de Japón a “mi familia y a todas mis pololas”, cierra este encuentro recordando un episodio especial de su vida, cuando la popularidad lo llevó a  incursionar en teleseries y en el Festival de Viña del Mar. En éste -nada menos- se codeó con Plácido Domingo, Donna Summer, Bebu Silvetti, Alberto Plaza, Luis Miguel, con las hermanas Wilson del grupo Heart…

“El 94, cinco meses después del Mundial, integré el jurado junto a estrellas mundiales, como Plácido Domingo, quien me dejó el momento que más recuerdo: en la sala de hidromasaje del hotel donde alojábamos, conversé y me tomé un jugo con él. No dimensionaba con quién estaba. Pero, la verdad, hubiese preferido compartir con Maradona u otra figura de talla mundial (sonriendo)”.

¿Y por qué canción votaste?

Por la ganadora, la de Argentina. Fue una decisión unánime porque era la mejor (“Como ayer”, interpretada por Claudia Brant).