CARLOS LIEBIG:”La Alcaldesa Reginato es muy de piel, dan ganas de hablarle, da gusto”

Iván Morovic Fernández, para variar, y Nicolás Massú Fried (“Mérito Deportivo”), fueron dos de los tres viñamarinos que el viernes 18 de diciembre recién pasado, en el Aula Magna de la Escuela de Investigaciones Policiales, fueron distinguidos por el Círculo de Periodistas Deportivos, en la anual ceremonia que dicha orgánica celebra desde 1951. El tercer deportista de la Ciudad del Deporte homenajeado por el ente de las comunicaciones fue Carlos Eduardo Liebig Sanguineti, quien, junto a Kristel Kobrich Schimpl, Tomás González Sepúlveda, Alberto González Mas y Fernando González Ciuffardi – entre más de un centenar de atletas -, coronó un año victorioso. Carlos, como el mejor taekwondista chileno de 2009, no sólo con competidores tuvo el honor de compartir el escenario de los elegidos: también fueron galardonados a su lado personajes del calibre de Pedro Carcuro Leone, Marcelo Bielsa Caldera, Héctor Vega Onesime, Edgardo Marín Méndez, Juan C. Guarello de Toro.. Hijo de María Dolores Sanguineti Merchan y de Carlos Liebig Avalos, oficial de la Armada, hermano de Karla (29) y Nicole (26), este muchacho educado, alegre, extravertido, muy sencillo y “pintón” (como diría un Carcuro o Livingstone), nació en la “Tierra de Campeones”, Iquique, el 30 de diciembre de 1985. “En 1988 llegué a Viña, mi papá es de la Armada, por eso nací en el norte; estudié en los colegios San Patricio y Capellán Pascal. El 2000 y 2001 viví en Maryland, Estados Unidos, también por razones navales de mi papá, y estudié en el Walter Johnson primero y segundo medios… Volví y terminé el cuarto en el Capellán Pascal”, adelanta Carlos, el mejor taekwondista sudamericano en su categoría, que por estos días culmina su tercer año de educación física en la “UC” de Valparaíso. En calles 5 Norte con 5 Oriente se produjo este gratísimo encuentro, lugar muy quieto desde el que Carlos – ‘pololo’ de Tania Radic Stuart – se sinceró con la Casa del Deporte de la Municipalidad de Viña del Mar. – ¿Cómo y cuándo conociste el taekwondo, Carlos? – El año ’95. Yo estaba en cuarto básico en el (colegio) Capellán Pascal y entró a la sala Juan Carlos Pinochet Pereira, actual vicepresidente de la Federación Chilena, ofreciendo talleres de este deporte… Y me gustó, si yo era muy peleador (ríe). Después, Juan Carlos me llevó al Club “Tigres Negros” de Santa Inés, de acá de Viña. – ¿Tus primeros triunfos cuándo llegaron? – A los 12 años empecé a ganar. A los 13 me fui a EE. UU., donde gané 11 medallas de oro y dos de plata en campeonatos estatales, regionales y escolares. Competía por un club que dirigía un coreano que después fundó uno en Chile. – ¿En qué momento te diste cuenta que podías llegar a importantes sitiales? – Cuando tenía 16 años fui campeón nacional juvenil y con 17, peleé en categoría adulta. En 2003 me llamaron de la Selección chilena para un Sudamericano que daba pasajes para los Juegos Panamericanos de Santo Domingo, en República Dominicana… Eso fue en Santa Cruz, Bolivia, y gané un cupo tras ganar dos combates, uno de ellos a Mauricio Sáez, campeón chileno adulto en categoría de menos de 80 kilos. -¿Cuál es tu talla y categoría? – Mido 1.82 metro y mi categoría es menos de 87 kilos. Carlos, que tiene dos inseparables pasatiempos, indica a los amantes de su disciplina que “el taekwondo es un deporte olímpico, en el que se usan más las piernas que los puños; tenemos varias protecciones: cabezal, antebracera, canilleras, guantes… No como otros, es un deporte muy limpio dentro de las artes marciales. Las patadas se pueden aplicar sólo de la cintura hacia arriba, hay mucho “fair play (juego limpio)”. Taekwondo significa, en surcoreano, ‘arte de patear y golpear con puños'”. -¿Cuáles son esos inseparables “hobbies”, Carlos? – El rock y el cine de acción. Me gustan mucho Metallica, The Misfits, (Led) Zeppelin, ACDC, Jimi Hendrix, “el gran maestro de las seis cuerdas”… Muchas veces entreno con música, con rap especialmente. – ¿Quiénes te han apoyado para llegar a este buen momento, de favorable pronóstico y gran proyección? – José Zapata Bastías, profesor de la Casa del Deporte, ha sido muy importante para mí… Él es mi amigo, sparring, coach, además es director de operaciones de la Dirección Técnica Nacional (DTN) de la federación. Es una gran persona José, muy sencillo, caballero, profesional… José me ha ayudado mucho junto a Felipe Soto, mi entrenador y director técnico de la Selección Nacional… Sí, tienes razón, Felipe siempre fue apoyado por el Consejo Local de Deportes de Las Condes (desaparecido en 2005), él es el único taekwondista chileno que ha competido en unos JJ. OO., en Sydney 2000… Las Condes ayudó varios años también a Kristel Kobrich, Tomás González y a muchos deportistas. – ¿Alguien más, alguna institución? – Juan Carlos Pinochet, vicepresidente de la Federación, también ha sido muy importante en mi crecimiento, en mi formación. Es un gran profesor, formador, con mucha experiencia, un maestro… A él le debo mucho, por él estoy en este deporte. Don Javier Aravena, director de la Casa del Deporte, es otra persona que me apoya, me da las facilidades para entrenar, me ofrece las instalaciones del (gimnasio) Polideportivo. Don Javier es un caballero, muy respetuoso, te escucha, es un estupendo dirigente… Sé que no es fácil dirigir una entidad que organiza tantas cosas como la Casa del Deporte. Mario Carrasco y Fernando Guerra – funcionarios de este organismo municipal – también son muy atentos conmigo, siempre están trabajando y preocupados por los deportistas de Viña. – ¿Qué sabías de la Casa del Deporte y de la educación física viñamarina? – Sabía que es una entidad muy transparente, que es la única región de Chile que apoya 100% a sus deportistas, que hace de todo, ayuda al semillero, que invierte mucho en los profesionales que trabajan con los niños. No tengo nada malo que decir, siempre tiene sus puertas abiertas, me atienden muy bien, siempre está la plata con la que me ayudan… Don Javier (Aravena) y José (Zapata) siempre están atentos, les agradezco mucho.. La alcaldesa Reginato es muy de piel, dan ganas de hablarle, da gusto. Me ha tocado hablar con otros (autoridades, dirigentes) y son indiferentes, te tramitan. La señora “Coty” dice ‘altiro’ sí o no y generalmente es sí. – Por eso es querida y admirada en todo Chile, pues Carlos. Es, como dijo el ex futbolista Alberto Fouillioux a esta página en una entrevista, “una gran hacedora de cosas, siempre sale con algo nuevo y diferente”. Es una carismática mujer y persona, muy augusta. – Sí, absolutamente. Ojalá hubiera en todo Chile jefes comunales como nuestra alcaldesa. Sutilmente sincero es Carlos, lo que afirma lo emite con humildad, finura y clase, la misma que expuso en sus lides deportivas en 2009 y que anhela imponer en sus compromisos de 2010. Ganas, esfuerzo, dedicación y, lo más importante, talento le sobran. – ¿En qué competencias deberás representar a Viña y Chile durante el nuevo año? – En los Juegos Odesur de Medellín, en marzo… Quiero ganarlo, quiero superar el tercer lugar que obtuve en Buenos Aires, el 2006. Los Panamericanos de la especialidad, en octubre, es otro desafío, y el clasificatorio para los JJ. PP. de Guadalajara. – Tú eres ganador, Carlos. Se advierte en cómo hablas, en tu convicción, seguridad… ¿Qué quieres lograr este año, el 2010? – Mi gran meta, Mario, es lograr una medalla olímpica antes que ser campeón mundial… Para mí, es más importante una olímpica que una mundial. Ahora, si logras ambas, perfecto. Y sueño con superar a rivales de las grandes potencias – Turquía, Irán, USA, Francia, España…- en los JJ. OO. del 2012 ó 2016. No es desmesurado el reto de este viñamarino nacido en la “Tierra de Campeones”, Iquique, donde llegaron al mundo los púgiles Arturo Godoy y Estanislao Loayza y el campeón del orbe en caza submarina, Raúl Choque. No es utópico porque el palmarés de Carlos, sumado al eficiente apoyo de José Zapata, Felipe Soto y Juan Carlos Pinochet, da para esperar algún logro mayor en un deporte que no goza en Chile de títulos de resonancia mundial. “El 2004 fui tercero en el US Open, en Tampa, Florida; el 2006, en los Odesur de Buenos Aires, también salí tercero; otro bronce que gané fue el 2008, en los Panamericanos de taekwondo de San Juan, Puerto Rico. Ahora, en febrero de 2009, terminé tercero en el US Open de Las Vegas y en marzo fui campeón sudamericano acá en Viña. En octubre, en el Mundial oficial de nuestro deporte realizado en Copenhague, Dinamarca, entré a la ronda final de los 16 mejores, lo que me permite estar en el lugar número 22 del ranking mundial. Y además del premio que me otorgó el Círculo de Periodistas, recibí uno del canal Mega como el mejor en mi actividad”, señala el campeón continental que nació en Iquique porque su padre, viñamarino, daba en 1985 lo mejor de sí para la Armada chilena desde esa ciudad. – Todos o la gran mayoría de los deportistas han tenido ídolos, ¿tú tienes alguno? – Sí, Muhammad Alí, ¡un espectáculo!, y “Rocky Balboa (ríe)”. Sí, ¡ídolo Rocky! – Carlos, a pesar de que el Comité Olímpico de Chile (COCh) y su programa Asociación de Deportistas Olímpicos (ADO) han hecho cosas trascendentes, igualmente son cuestionados y tienen detractores. Tú, que los conoces bien, ¿cuál es tu visión, parecer? – Con el ADO no me ha faltado nada, debo reconocer que Neven Ilic, Presidente del COCh, se la ha jugado por nosotros y ChileDeportes, para mí, ha hecho una buena gestión. En Av. Grecia, donde está el COCh ahora, se levantó el Centro de Entrenamiento Olímpico (CEO), una gran construcción, algo inédito, se dio un gran paso… Tiene un tatami, cancha oficial de taekwondo, a nivel olímpico. Neven ha hecho un buen trabajo… En la entrevista que le hiciste a Tomás González, por ejemplo, el gimnasta reconoce que gracias a una gestión de Neven pudo competir en el Mundial de Alemania, cuando no fue inscrito por su federación. – Si fueras autoridad viñamarina, ¿qué harías, con qué aportarías? – Seguiría igual, con los mismos planes, apoyando 100% a los deportistas, está todo bien… La Olimpiada Escolar, la Playa del Deporte, en la costanera están muy bien los espacios recreativos… El deporte es cultura, hay que sumar más parques, ciclovías. Me gustaría separar al deportista de elite con el del semillero, masivo. Que el de elite no vaya a golpear puertas porque se desgasta, estudia, otros trabajan…Que la autoridad te pregunte qué necesitas, cuál es tu proyecto y así fijar cifras razonables. En la región (Quinta) no hay tantos, sólo Iván (Morovic), (Oliver) Elliot, yo y pocos más… No recuerdo ahora, (Nicolás) Massú tiene recursos propios. Muy importante para Viña sería un campeón mundial como Massú, Alberto Larraguibel, Morovic. Sí, estupenda la labor de la alcaldesa y su municipalidad… Mis compañeros de selección me dicen: “que te apoyan en Viña, se ponen la camiseta contigo”… Siempre hablan bien de Viña y saben que es la Ciudad del Deporte de Chile. – ¿Cuál es el mejor deportista chileno de hoy? – La Kristel (Kobrich)… sacrificada, sencilla, inteligente. – ¿Y el de siempre? -…El “Chino” Ríos… Fue número 1, independiente del escaso tiempo que estuvo en lo más alto. En todo caso, no es una respuesta tan categórica. Claro, por mi edad no he visto mucho; sí he leído y he sabido por gente mayor quiénes han sido grandes. Carlos Liebig Sanguineti es aún un imberbe deportista que puede llegar a insospechados niveles. Cuando esta entrevista sea editada por la Casa del Deporte de Viña del Mar, estará cumpliendo recién 24 años de vida, precisamente el día 30 de diciembre. “A la Municipalidad y a su Casa del Deporte, les agradezco su apoyo, por ponerse la camiseta del deporte y a sus niños especialmente, les digo que tengan confianza en ellos mismos, que entrenen con objetivos claros y que luchen contra la marea, sólo así se logran grandes cosas. Que tengan mucha perseverancia, además. Yo entreno en tres turnos, de 7 a 9, 16 a 17.30 y de 19 a 21 horas, entre lunes y viernes. Nada se logra con pura clase o talento natural. Y a mi familia, cómo no, le agradezco todo lo que soy… Ella es mi principal apoyo”. Es la despedida y sentida gratitud de este monarca surcontinental del “arte de patear y golpear con puños”, que, por el sino de la vida, vio la luz en una tierra de campeones..