Hebert Revetria: Un técnico puede trabajar excelentemente, pero son los jugadores los que pierden y ganan los partidos

Recordado y admirado en nuestro fútbol, el ex delantero reconoció en ciudaddeldeporte.com el presente de Chile y presagió la Copa América 2015.

Cuarenta años y más viviendo fútbol le dan plena autoridad al ex goleador de Colo Colo, Cobreloa y Cruzeiro para referirse a la Roja, a la Celeste y a la próxima Copa América. Y para hacer una retrospectiva de la actuación de ambos seleccionados en el último Mundial. En su reciente paso por nuestro país, Hebert Revetria, vital en el título de Colo Colo en 1986, se reunió con la CASA DEL DEPORTE para abordar esos temas y otros.

En el Hotel Intercontinental de la Av. Vitacura, un segundo hogar ya para los orientales, el explosivo artillero de los setenta y ochenta repasó también su trayectoria. “Debuté en Nacional en 1973, club del que soy hincha y en el que alcancé a entrenar con (Ignacio) ‘Nacho’ Prieto, uno de los mejores chilenos que ha jugado en mi país. Un fenómeno, Nacho. Pasó por Nacional con una técnica y entrega espectaculares. Ganó la Copa Libertadores del ‘71”, marca el nacido en Montevideo hace 59 años.

“Cuando niño el que más me encantó fue el argentino Luis Artime, un gran goleador de Nacional que me apadrinó y aconsejó en mis primeros años. Además defendí a Peñarol -el gran rival de Nacional-, a Cruzeiro, jugué en México, Colombia y estuve dos años acá en Chile. En Colo Colo y en Cobreloa. Hoy, soy ejecutivo de Tenfield, una empresa de televisión que tiene los derechos del fútbol uruguayo y de su selección”.

Imposible es para un uruguayo no mencionar a Prieto y a Elías Figueroa…

Para recordar a Elías ya es pararse, pararse para nombrar a uno de los mejores zagueros del mundo que he visto en mi vida. Tuve la suerte de ver sus famosas chilenas, elevarse y ganar en las dos áreas, después verlo en el Internacional de Porto Alegre. Hablar de Elías Ricardo Figueroa es hablar del fútbol chileno. ¿Qué más querés que te diga? Un fenómeno. Hay que sacarse el sombrero…

Tampoco me olvido de Iván Zamorano, Roberto Rojas, Patricio Yáñez, Marcelo Salas, Hugo Rubio, Carlos Caszely… Caszely, que jugaba en mi posición, dejó una tremenda huella. Es bravo elegir, son montones, no me acuerdo de todos, pero lo máximo que vi como jugador chileno es Elías Ricardo…

De hoy, están claros, ¿no? Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Jorge Valdivia, un jugador del Palmeiras que contagia. Vidal hace goles y también se despliega para armar. Alexis es rapidísimo, encarador, guapo, dribleador. Características que no estoy descubriendo yo, sólo las reafirmo. Físicamente son muy buenos atletas.

Transitemos por su fútbol y volvemos al presente rojo y celeste. ¿Qué fue lo más importante de su carrera?

Mis puntos más altos fueron con la selección juvenil, lógicamente. El ’74, en el Sudamericano disputado acá en Chile salimos subcampeones. Perdimos con Brasil la final y fui el goleador del torneo. Y el ’75 en Perú, fuimos campeones y también fui goleador. Mi momento más alto, quizá, fue en Cruzeiro el ’77.

Los hinchas de Colo Colo, club que hoy lucha por un nuevo título, no olvidan la final de 1986 en la que gestó los dos tantos frente a Palestino…

Otro momento alto de mi carrera. Ganamos 2-0 esa final. Arturo Salah era el técnico. Llegué a un equipo colmado de figuras: Roberto Rojas, (Luis) “Chupete” Hormazábal, (Lizardo) Garrido, (Fernando) Astengo, Jaime Pizarro, el “Pillo” (Jaime) Vera, Hugo Rubio… Una buena época. Palestino tenía a (Óscar) Fabbiani. “Popeye” le decían, ¿no? Ese partido lo jugué de 10 porque hicimos un 4-4-2 y tuve la suerte de generar los dos goles…

Me acuerdo de algo: creo tener una buena visión para distinguir jugadores. En ese momento empezaba uno de los mayores futbolistas chilenos, un 9 de Cobresal, Iván Zamorano. Lo enfrenté. ¡Qué delantero, bárbaro! Tenía un estilo uruguayo porque iba a todas las pelotas, por abajo y por arriba. Le pegaban y más luchaba. Era un goleador increíble.

En 1987 fue contratado por Cobreloa. ¿Fue bueno su paso por Calama?

No digamos que fue un gran paso porque cuesta adaptarse a la vida rutinaria de Calama. Te preciso sí que hicimos una buena campaña en la Libertadores, en la que jugaron aspectos externos. Nosotros debimos haber ido a la final con Peñarol y no el América de Cali. Si pasábamos, hubiésemos tenido grandes chances porque el equipo era muy compacto y fuerte. Cobreloa es un club muy sufrido, con mucha fuerza, uno de los con más garra donde jugué.

Ese año coincidió con el viñamarino Jorge “Chicho” García. Dé su mirada al ex creador de Everton, Cobreloa y de la Roja.

Un fenómeno el Chicho. Como jugador y como persona más todavía. Era un volante con una creación nata, rica. Jugaba excelente, tenía un toque sutil y una gran dinámica. Tocaba y le daba con acierto al arco. Llevále un abrazo grandísimo a él y a toda la gente de Viña del Mar.

La Celeste y la Roja mundialistas, Copa América

Revetria, testigo de su Selección largos años desde la gerencia de la televisora Tenfield, revisa el ciclo comandado por Óscar Tabárez. Igualmente, los de Chile de Jorge Sampaoli y Marcelo Bielsa.

“Tenemos una dirección técnica muy coherente, lo que ha hecho que nos mantengamos entre los diez primeros a nivel de FIFA. En Sudáfrica, donde Uruguay hizo un gran Mundial, teníamos una delantera temible. Fuimos cuartos e hicimos partidos muy emotivos. Nadie olvida el encuentro contra Ghana, claro, uno que quedó dentro de los más emocionantes de la historia. Y el penal del ‘Loco’ (Sebastián) Abreu será recordado siempre…

“Después, ganamos la última Copa América en Argentina. Fuimos de menos a más. Empatamos a uno con Chile, un equipo que ya complicaba a cualquier rival. Ante Argentina tuvimos suerte, pero categoría en el momento de ganar por penales. Y en la final no hubo discusión, vencimos 3-0 a Paraguay teniendo a Luis Suárez y, principalmente, a Diego Forlán como atacantes de un nivel de elite…

“Ese mismo plantel, que ya venía con una gran fuerza anímica, hizo un buen campeonato en Brasil. Creo yo. Suárez se lesionó veinte días antes y en el debut Costa Rica nos sorprendió. Estamos en un lógico cambio generacional, los chicos que vienen son apoyados por los referentes que han jugado dos mundiales, eliminatorias, Copa América. Por los que son grandes figuras en Europa”.

¿Qué le gustó de Chile en el Mundial? ¿Qué le faltó para avanzar?

Le faltó un palo nada más, lo que todo el mundo vio. Para Brasil, que estaba en su casa, fue vergonzoso eliminar de esa manera a Chile. El poste, los penales… ¡Y cómo cayó con Alemania! Hubiese sido mejor para ellos perder con ustedes, así se evitaban ese increíble papelón. La selección chilena también tiene grandes figuras, individualidades que marcan diferencias. Vuelvo a destacar a Vidal, Sánchez, Valdivia… extraordinarios. Lo que más me encantó en el Mundial fue que todos lucharon por una causa. Corrieron y jugaron muy aplicados. Ya te digo, si no avanzó fue por un palo nada más…

Chile en la actualidad está convertido en una potencia, realmente. Tiene valores de primer nivel que han demostrado en las mejores ligas del mundo que por algo son lo que son: figuras. Estar en Juventus, Barcelona, Arsenal, el “Mago” Valdivia en el Palmeiras… Además, venció a una España campeona del mundo jugando maravillosamente, sobrando que sabían que iban a ganar. Entonces, ¿qué tiene? Un gran equipo. Chile hoy tiene todo.

¿Es favorito para quedarse con la Copa América por su condición de anfitrión? ¿O la localía presiona?

Por su calidad y potencia actual, sí. No solamente por ser anfitrión. Acá, en esta parte del continente, todos somos locatarios. Uruguay, Chile… Será una competencia muy dura, vienen Brasil, Argentina, Colombia. Después, Chile, Uruguay y Ecuador son selecciones que pelean ahí, al mismo nivel. No sería una gran sorpresa que sea campeona, decía, la Roja es una potencia en este momento.

¿Han sido meritorias las labores de Bielsa y Sampaoli?

Sí. Sampaoli, con su estilo, ha sabido aprovechar lo que dejó Bielsa, quien realizó un trabajo perfecto. Hizo mucho. Se han conjuntado bien las labores de ambos. Sampaoli hizo un gran trabajo en la Universidad de Chile que lo ha plasmado en la Selección. El presente chileno es el reflejo de los dos entrenadores, que supieron sacarle provecho a esta admirable generación… Exactamente, tuvieron la suerte de encontrarse con una gran camada. Pero atención, un técnico puede trabajar excelentemente, pero son los jugadores los que pierden y ganan los partidos.

¿Es esta la mejor selección nacional que ha visto?

No sé si es la mejor, también vi la que fue al Mundial de España el ‘82. Esa Selección tuvo malos resultados, pero por figuras era espectacular. Tenía a Figueroa, “Pato” Yáñez, Caszely, todos jugadores brillantes. No quiero decir que esta es la mejor, pero sí que es una de las que ha presentado los más llamativos rendimientos.

Casado hace 39 años con Gabriela Sóñora y padre de Sebastián, Nataniel, María Gabiela y María Soledad, el charrúa regala el cierre a la CIUDAD DEL DEPORTE: “Viña me encanta, a quién no. Muy bella. Estuve de paseo allá la primera vez que vine a Chile, el ’74. Ese año conocí el agua del Pacífico, comimos mariscos en unos restaurantes cerca de la playa. Y Sausalito es un estadio muy lindo, contra Everton recuerdo que jugué por Colo Colo e hice un gol. Me parece que ganamos 1-0”.

Hebert Revetria, presente en Chile en el último examen de la temporada de celestes y rojos. Y en Viña del Mar, hoy lunes 24 para el sorteo de la Copa América a celebrarse en un centro simbólico y monstruoso. La bella Quinta Vergara.

Por Mario Ramírez Escudero