Juan Olivares “Chile tiene que trabajar en silencio y con humildad para hacer un buen papel en la Copa América”

01

 

El ex arquero viñamarino recuerda su participación en el Sudamericano de Uruguay 1967 y entrega su opinión respecto a la actual Selección Nacional.

En su residencia de Santa Inés, prolífico barrio viñamarino de connotados futbolistas profesionales, Juan Olivares conversó con la CASA DEL DEPORTE sobre el Sudamericano de Selecciones de 1967 -en el que custodió el arco de una Roja que resultó tercera- y de algunos hitos de una trayectoria tan exitosa como extensa.

“De Santa Inés, más de una treintena de jugadores llegaron a Primera División: Augusto ‘Pelusa’ Arenas, Armando Tobar, Guillermo ‘Chicomito’ Martínez, mi compadre Moisés Silva… O sea, este barrio, en el que nací en mi casa en 1941, es futbolizado total”, explica Juanito en compañía de Moisés Silva, “mi amigo de toda la vida. Él quiso acompañarnos en esta entrevista y cumplió”.

“Antes de ganar los títulos con el Wanderers del ‘68 y con Unión Española del ‘73, y de defender a la Selección en dos mundiales y al primer Cobreloa de la historia, jugué desde los doce años en el Estrella Naciente de Santa Inés”, estira el actual preparador de arqueros de “una institución que jamás me ha olvidado, Santiago Wanderers. En las canchas del Sporting de Viña preparo a niños de entre siete y doce años”.

Mencionó a Augusto Arenas, quien enlutó al deporte de nuestra ciudad con su partida hace menos de un mes.

¡Un jugador espectacular! Fue primordial en los campeonatos de Everton del ‘50 y ’52 e incluso maravilló a Independiente, al que Everton ganó 5-0 en Sausalito el ‘53. Independiente lo quiso contratar y él no se quiso ir. Todos pensaban que querían llevarse a René Meléndez, pero no, ellos quedaron impresionados con el “Pelusa”. ¿Sabe a quién admiraba? A (Carlos) Cecconato, un “9” que justamente jugó ese partido. Es más, hasta le decíamos Cecconato.

En 1973 usted jugó ante la ex Unión Soviética en Moscú, encuentro que pasó a la historia.

Vivimos situaciones difíciles, nos atendieron muy mal, en el aeropuerto estuvimos largo tiempo y muertos de frío. Si éramos deportistas, fuimos simplemente a jugar fútbol. Nos costó un mundo entrar a Moscú.

¿Cómo fue el duelo del que no hay ningún registro gráfico ni televisivo?

Ninguno, no hubo cámaras, radios, nada. En los treinta minutos iniciales nos atacaron con todo, pero Elías y Alberto Quintano fueron un muro, se escalonaron también para contrarrestar los ataques. Salimos aplaudidos porque hicimos una atinada tenencia del balón y, en definitiva, clasificamos al Mundial de Alemania ya que ellos no vinieron a la revancha.

¿Y cómo le fue en los mundiales de Inglaterra ‘66 y Alemania Federal ‘74?

A Inglaterra fui como suplente y jugué los tres partidos, quedé conforme porque no estaba al cien por ciento. A Alemania, en cambio, fui como titular pero me lesioné, lo mismo Adolfo Nef. Por lo tanto al “Polo” (Leopoldo) Vallejos le correspondió estar en los tres encuentros.

TERCER PUESTO EN EL CENTENARIO

¿Considera meritorio lo logrado en el Sudamericano del ‘67, disputado en el Estadio Centenario de Montevideo?

Hicimos un buen campeonato, un tercer puesto para Chile en ese tiempo no era un fracaso, pero quedó un sabor amargo porque partimos bien, ganando 2-0 a Venezuela y 4-2 a Paraguay. ¿Le cuento algo que pocos saben? Alejandro Scopelli, nuestro entrenador, me tenía de capitán pero yo me saqué la jineta para pasársela a un jovencito llamado Elías Figueroa. Y le fue muy bien.

Fue “El Sudamericano de Figueroa”, ¿no?

Absolutamente. Elías, con 18 años, se paró ante los uruguayos y cautivó a Estudiantes, Santos y al presidente de Independiente de Argentina, Julio Grondona. Al final se lo llevó Peñarol, uno de los grandes del mundo en ese momento.

¿Tenían equipo para ser campeones?

Si estaban el “Chita” Cruz, Elías, Ignacio Prieto, Pedro Araya, “Pata Bendita” (Osvaldo Castro), Rubén Marcos, Carlos Campos y Armando Tobar, entre otros, había posibilidades para ganar la Copa América. Un buen equipo y además teníamos un caudillo llamado Rubén Marcos… ¡Uh, cómo se comía la cancha, un siete pulmones…!

Después de los dos triunfos, enfrentaron al dueño de casa. ¿Resultó determinante el empate con Uruguay?

Fue clave, pero hubo cosas anormales, como un arbitraje muy localista. Estuvimos en ventaja dos veces con goles de Julio Gallardo y Marcos, hasta que nos empataron a los setenta minutos aproximadamente. Merecimos más, no soy de los que culpan al árbitro, sin embargo fuimos perjudicados.

¿Qué pasó con Argentina y Bolivia cerrando la campaña?

Argentina era una selección que pudo ser campeona. Nos ganó sin discusión 2-0 con tantos de Juan Carlos Sarnari y de Lucho Artime. Si revisamos su plantel, nos encontramos con Silvio Marzolini, mi colega Antonio Roma, (Antonio) Rattín, Óscar Más, el “Tanque” Alfredo Rojas… ¡Jugadorazos! Argentina nos liquidó y al empate a cero con Bolivia, llegamos desmotivados tal vez. Lo otro que nos afectó es que recién nos estábamos adecuando al sistema de Scopelli y, además, nos faltó más personalidad ante dos selecciones fuertes.

LOS MEJORES BAJO LOS TRES PALOS

Hablemos de arqueros, su opinión de Claudio Bravo

Un gran golero y un mejor profesional que vela no solo por sus intereses, porque fue uno de los pocos que se acordó de ex seleccionados que no podían entrar al estadio con credencial como corresponde. El golpeó la mesa y dijo que era una falta de respeto. Nos dieron carnet. Acá no valoran a jugadores que fueron tan buenos como los de hoy.

¿Y Sergio Livingstone?

Livingstone, aunque lo vi muy poco, era un espectáculo. Después aparecieron otros muy buenos: el “Gringo” Nef, “Polo” Vallejos, “Loco” Araya, Enrique Enoch… Para mí, el mejor fue el “Cóndor” Rojas.

Entonces, ¿cuáles serían los tres mejores de la historia?

El “Cóndor”, el “Gato” Osbén y Bravo, en ese orden. Al “Sapo” lo vi muy poco, le dije.

Junto a Bravo, ¿quiénes deberían ser los otros porteros para la Copa América?

Me gustaría Cristopher Toselli y por su nivel y aunque ha echado a perder su imagen, Johnny Herrera, un arquero con huevos y con personalidad.

CHILE 2015

¿Cómo ve a Chile para Copa América 2015?

Sampaoli ha continuado mucho con los mismos jugadores, que llevan mucho tiempo jugando entre sí, pero yo estoy un poco molesto porque nuestro futbol está muy centralizado, no se le da posibilidades a gente de provincia. Es algo de siempre, en todo caso.

La condición de ser locales, ¿juega en contra por la presión e ilusión del hincha?

No, el jugador tiene la ventaja de que trabaja toda la semana en ese estadio, conoce la cancha. Por ejemplo, en Valparaíso conocemos muy bien el viento, lo que nos permite saber jugar y enfrentar a los rivales. Así se sabe cómo tocar, armar y llegar al arco rival.

¿Qué opinión le merecen las selecciones de Colombia, Brasil, Argentina y Uruguay?

Colombia viene en alza hace rato, en el Mundial lo confirmó. Uruguay siempre es de temer por su temperamento y personalidad, juega al límite del arbitraje. Argentina para qué le digo, tremendos jugadores en Inglaterra, Tévez es un espectáculo, Agüero… y Messi. Y Brasil siempre es Brasil.

¿Qué posibilidades tiene Chile en este torneo?

No será fácil. Chile está aprontándose para ofrecer una gran alegría al fútbol chileno. Ojalá, pero en este momento no tenemos que hablar, tenemos que trabajar en silencio y humildad, y demostrar en la cancha que podemos estar en la final. Pero no decir que vamos a ser finalistas.

Sausalito, un estadio tan cercano para usted, volverá a ser sede como lo fue en el Mundial de 1962 y en Copa América 1991.

Me alegro por muchas razones. Primero, porque soy viñamarino… y Sausalito está tan bien ubicado y quedará maravilloso. Después le servirá a Everton, que tanta falta le hace falta. Y para el Mundial Sub |17, están arreglando todo, quedará maravilloso. Los dirigentes tienen que darse cuenta que las provincias también existen, el público de Viña y de otras regiones merecen ver a todas las figuras y selecciones. Las sedes de provincia están orgullosas de que su ciudad esté en una Copa América.

Por Mario Ramírez Escudero

Anuncios