Entrevista a Patricio Yañez y Milton Millas

001

 

Veredictos Especializados

Dos actores de la escena deportiva nacional, hoy unidos por un mismo micrófono, entregaron sus impresiones a la Casa del Deporte en momentos palpitantes de la Copa América. Patricio Nazario Yáñez -subcampeón en la edición de 1979 y tercero en la de Chile 1991- y Milton Miguel Millas traspusieron lo estrictamente competitivo en el diálogo con sede en el Reagal Pacific, hotel donde se emite el programa “Deportes en Agricultura”. En éste, ambos protagonistas volcaron con autoridad y familiaridad tópicos inherentes a la Ciudad del Deporte.

Patricio Yáñez, nacido en la Quinta Región en 1961, “en el Hospital Naval”, advierte. “Esta Copa, de la que he esperado más por parte de las selecciones con mayores nombres y que deberían marcar una clara diferencia, ha sido pareja. Inclusive, pensé que la tercera fecha sobraría para determinar a los clasificados a cuartos de final”.

Ha sido irregular, entonces…

Pareja e irregular. Insisto, al final se decidirá todo prácticamente en la última jornada. Esto habla de un equilibrio entre los participantes, salvo Jamaica y Ecuador, y antes del inicio vislumbrábamos a Bolivia y Venezuela como invitados de piedra. El resto está peleando, entonces el equilibrio mencionado convierte más atractiva la competencia.

¿Lo atractivo implica buen fútbol?

No necesariamente, porque la competencia equiparada no ha entregado un buen juego, más bien hemos presenciado encuentros de poca calidad y, además, resultados extremadamente estrechos. Que Brasil pierda frente a Colombia por ejemplo, la que había caído anteriormente con Venezuela, nos hace calificar esta Copa América como bastante regular.

¿Apruebas lo realizado por Chile hasta hoy?

Los mejores pasajes, los más interesantes para mí, los presentó en el segundo tiempo frente a México. Esos 45 minutos la acercan a lo que históricamente ha sido bajo el mando de Jorge Sampaoli, el resto no ha tenido el cambio pretendido por el técnico. Entonces, no ha habido buena respuesta. Pero cuando fue intensa, profunda y presionó en campo contrario, vimos a la Selección que uno anhela ver, al menos, entre las cuatro primeras.

¿Arturo Vidal debió haber sido marginado del plantel?

Sí. Una indisciplina de ese tipo es merecedora de una marginación. Correspondía. No entro al tema de por qué se llegó a una situación tan lamentable, sino a que simplemente debió haber sido desafectado por esa grave falta.

¿El escándalo podría alterar el rendimiento de la Roja?

No, incluso me atrevo a vaticinar que contra Bolivia va a mostrar lo mejor de sí. No alcanzará a afectar al resto ni a revivirse el episodio de Venezuela 2007 cuando, tras otro escándalo, Brasil la pasó por encima y la goleó 6-1. Ahora será muy distinto y, te adelanto, Chile ganará cómodamente.

“EN 1991 TENÍAMOS LA OBLIGACIÓN DE GANAR LA COPA”

Yáñez, célere abrelatas de la Selección en dos Copas América y en el Mundial de España ’82 -en el que fue uno de los pocos a rescatar-, rememora aquellos sudamericanos.

“Fue lindo el campeonato del 79, el que estuvimos muy cerca de ganarlo luego de igualar a cero con Paraguay en un desempate y cederlo sólo por diferencia de gol. Yo era bastante chico entre figuras tan competitivas del plantel: Elías (Figueroa), Mario Galindo, el ‘Gato’ (Mario) Osbén, Manuel Rojas, Carlos Caszely, Óscar Fabbiani…

“En delantera había buenos jugadores, adquirí mucho de aquellos nombres. Aprender del ‘Popeye’ Fabbiani fue un curso intensivo de lo que son los grandes atacantes. Además, eran muy llanos a dar consejos y a preocuparse por los más jóvenes. Es un valioso recuerdo el 79 a nivel de grupo, compuesto también por Caszely, Jorge Peredo, el ‘Pollo’ (Leonardo) Véliz.

“Y el 91, un mes después de lograr la Copa Libertadores con Colo Colo, quedó la sensación de un fracaso rotundo porque pensábamos seriamente en ganarla y a la postre nos quedamos con un tercer lugar inesperado para nosotros. Ese año teníamos la obligación de ganar la Copa América porque se jugó en casa”.

Como hombre de fútbol y querendón de Viña del Mar, el “Tito Fouillioux de los setenta y ochenta” no oculta su complacencia por el Nuevo Sausalito.

“El nuevo estadio es moderno, hermoso, funcional y cómodo para el hincha que llegará con aspiraciones de ver al Everton ascendiendo a la Primera División siendo local donde le corresponde. Es el sueño primario de todos los viñamarinos. Y Viña, la CIUDAD DEL DEPORTE, súper bien, la lleva en lo deportivo”.

¿Qué te gustaría hacer en Sausalito, Patricio?

Hacer una entrevista con mayor calma y más extensa en su cancha para recordar en ella el año 76, época en la que ingresaba al estadio saltando un muro cuando no tenía plata para pagar la entrada (sonriendo). Sería emocionante hacerla en Sausalito, me traerá maravillosos recuerdos de un momento de mi vida y de un Everton glorioso. Entonces le pido a Javier Aravena, director de la Casa del Deporte, el permiso para conversar en la nueva cancha. Ojalá.

Y despidiéndose con su singular rictus risueño y lozano, el “Pato de América” -“así me denominó la revista El Gráfico alguna vez”, dice- asciende a un salón del hotel reservado para los comentarios de Milton Millas, Pedro Carcuro y Yáñez.

MILTON MILLAS, DIRIGIÓ A EVERTON UN DÍA

Milton Millas Baüerle, director de Deportes en Agricultura y entrenador de Everton en algún momento de los setenta, también emite conceptos coperos y de su estrecha relación con la Ciudad del Deporte. Asimismo, aborda actos censurables fiel a su sello fiscalizador.

“La primera Copa América que cubrí fue la del 75, cuando en primera fase nos eliminó un notable Perú, campeón ese año con Teófilo Cubillas, el ‘Cholo’ (Hugo) Sotil y una brillante generación de jugadores. Desde ahí no he parado afortunadamente”, indica con su chispeante hilaridad y voz estentórea.

¿Cómo evalúa la primera ronda de Chile 2015?

Dividiéndola en un par de aspectos: el organizativo, concerniente a los estadios de provincia, y al futbolístico naturalmente. En el primero, los recintos quedaron excelentes y Sausalito en particular es una maravilla, está a otro nivel. Me lo certificaron Pedro Carcuro y mi productor “Pato” Millas, quienes lo han visitado más. Y el Estadio Nacional, un asco, sucio, viejo, mugriento. Esa es la verdad.

¿Y en lo deportivo?

Antes hablo de los pobres derechos de televisación manejados por Full Play, productora argentina que está arrancando del FBI e Interpol. Te cuento más: teniendo los derechos, al partido Chile-México no querían dejarnos entrar al Monumental porque, según esa empresa, no cabíamos. Quiero pensar en un error y no en mis comentarios a raíz de la gran cantidad de estafas realizadas por Full Play. Si fuera así, el asunto lo tendré que judicializar.

He sabido de la venta de entradas ilegales por parte de esa productora…

Claro, si en el hotel Intercontinental ha estado vendiendo, cuestión que no me parece transparente ni serio. Lo dije en la radio, en la que hablé con un diputado, Matías Walker, y se iniciará una investigación.

Tras este ilícito, ¿coincide con Patricio Yáñez en que Arturo Vidal debió ser separado de la Selección?

Siempre y cuando penen a quienes construyeron el puente Cau-Cau y a personas que delinquen en nuestro país… ¡Es que hay un estándar ético! Por qué al fútbol le van a exigir más que a algunos empresarios o a constructoras que, en vez de levantar hospitales, se llevan la plata dejando las obras botadas. Te completo: al eliminar a Vidal se estaría perjudicando a todo un plantel, al resto de la competencia y a la ilusión de un país. Después deberá pagar sus culpas.

Le preguntaba por su apreciación de la etapa inicial del certamen.

Ha sido pareja excluyendo a Jamaica, aunque perdió dos partidos por 1-0 apenas. La brecha entre las potencias y los de menor nivel se ha cortado, algo sabido por todo el continente. Hoy las figuras de toda América actúan en torneos de más competitividad, donde tienen más exigencia y cultura táctica, entonces, esas figuras militando en las grandes ligas llegan a esta competencia extenuadas.

“NO HAY OTRO ALCALDE EN CHILE TAN PREOCUPADO POR EL DEPORTE COMO VIRGINIA REGINATO”

El otrora relator y hoy conductor almacena entrañables episodios vinculados a Viña del Mar, tanto privados como deportivos. Conozca acá uno muy especial para él.

“Mi paso por Viña fue maravilloso y seré viñamarino muy pronto ya que estoy esperando un departamento. Una de mis experiencias más importantes, poco recordada o sabida, fue cuando fui ayudante técnico en Everton del ‘Gallego’ (José) Pérez. Y la jornada en la que me convertí en entrenador pertenece a uno de los días más felices de mi vida deportiva”.

¿Cuándo fue entrenador ruletero por un día?

El 73, estando en Segunda División y al enfermarse don José antes de viajar a San Fernando para enfrentar a Colchagua, conduje al equipo en un partido oficial. Por consiguiente, fui entrenador evertoniano aunque haya sido una sola vez. Y, te cuento, antes trabajé con él en Católica.

En su círculo íntimo, con los profesionales de la radio entre ellos, siempre evoca esa vivencia.

Es que la viví en una ciudad maravillosa, a la que quiero mucho. Jamás he olvidado a don Aldo Caimi, a quien recuerdo con mucho cariño, a la familia Verschae, a Antonio Bloise Cotroneo, quien dejó una semilla en su hijo, el “Toño”, actual presidente de Everton y un gran dirigente deportivo y empresario extraordinario.

¿Y cómo anda su relación con la alcaldesa Virginia Reginato, emblema de nuestro deporte en la última década?

Déjame mandarle saludos afectuosos a Virginia, cómo no. A una mujer siempre cariñosa que me acompañó hace poco en el fallecimiento de una ahijada de mi madre y decirle que por algo ha sido reelegida tantas veces. Porque, además, es carismática, simpática y todo lo que promueve lo hacerequetecontrabien. 

Cariñosa, carismática, ¿y de su labor deportiva qué destaca?

Las ha hecho todas poniendo gran acento al deporte y a la recreación, pilares en la sociedad. Es que ella siempre ha pertenecido al deporte, tema del que sé. Ahora luchó hasta construir un Sausalito maravilloso, afortunadamente sede de esta Copa América. Y el festival, el deporte y la cultura, materias que aglutina perfectamente, también están asociados íntimamente. En fin. No hay otro alcalde en Chile preocupado tanto del deporte como Virginia Reginato.

Por Mario Ramírez Escudero

Anuncios