VICENTE CANTATORE SOZZI: “Estoy cumpliendo el sueño de vivir en una ciudad maravillosa”

Estuvimos, la Casa del Deporte de la Municipalidad de Viña del Mar, con el prestigioso ex futbolista y entrenador Vicente Cantatore Sozzi, vecino de la ciudad jardín desde 1994. En el Café “Anayak”, ubicado en calle Quinta, don Vicente – justo es decirlo – nos atendió para conversar de su vida privada y deportiva , y para conocer su autorizada opinión de la actividad atlética que desarrolla Viña del Mar. Nacido en Rosario, Argentina, el 6 de octubre de 1935, casado con Nelly Erbetta Yuspa, padre de Marcelo Vicente, profesor de educación física que reside en Valladolid, España, don Vicente llegó a Chile en 1960 para jugar por Rangers de Talca. En 1964 arribó a S Wanderers, siendo compañero de Elías Figueroa y campeón chileno en 1968. Este hombre calmo y gentil, que llevó a Iván Zamorano al Sevilla español y que contempla el Pacífico desde su residencia de Recreo, nos habla y responde con todo agrado. ¿Por qué se afincó en Viña, don Vicente? “cuando venía por Wanderers a Sausalito, me sedujo esta ciudad, la más bella de Chile, y me enamoré de ella y dije algún día viviré acá. Un sueño que cumplí” ¿Qué opina respecto de lo que hace la Municipalidad en materia deportiva? “bueno, sin lugar a dudas se nota el auge y preocupación que la Sra alcaldesa ha dado a Viña, a Everton y también al sector que más carece de deportes, que está en los cerros, por ej.. Es cosa de ver los folletos (programas de la CASA DEL DEPORTE) que me has dado vos para darse cuenta de tantas actividades gratuitas que entregan a la gente de Viña” Al margen del Everton, del que usted fue gerente técnico en 1999, ¿qué más nota en Viña en el ámbito deportivo amateur? “pienso que la Sra Reginato ha sido muy importante en el área del deporte aficionado, ya lo dije, cierto, notándose que en otras disciplinas Viña también es importante a nivel nacional. Es innegable, yo todos los días estoy leyendo la prensa local” Finalmente, don Vicente. Para usted, ¿el mejor futbolista que vio y sus mayores alegrías en el balompié? “Pelé, el mejor. Después, Di Stéfano, Maradona, Cruyff… Y mis principales satisfacciones, las campañas con Cobreloa, fuimos campeones por primera vez en 1980 y jugamos dos finales seguidas de Copa Libertadores. Y lo que hicimos en Valladolid: en 1987 el club cumplió su mejor campaña de su historia disputando la final de la Copa del Rey con el Real Madrid, y jugamos la Recopa de Europa.