Andrés Pérez: Estoy dentro de los mejores y preparado física y mentalmente para dar lo mejor por Viña del Mar

El campeón chileno de jiu jitsu y único exponente nacional que batallará en el Sudamericano de Brasil, adelantó a ciudaddeldeporte.com el inédito concurso de un criollo en ese tipo de citas e ilustró pormenores de su disciplina.

A cincue nta metros de la CASA DEL DEPORTE, en el remozado café que ampara las tertulias de los miembros de esta institución, Andrés Pérez Belmar definió lo que será el Campeonato Sudamericano de São Paulo. “El viernes 28 viajo a Brasil al torneo que es organizado por la Federación Internacional de Jiu Jitsu. Será la primera vez que un chileno compita en un certamen tan importante, lo haré en la categoría cinturón negro adulto, en 82 kilos. El sábado competiremos los cinturones negros y cafés y -el domingo-, los blancos, azules y morados…

“Hace una semana fui campeón en peso absoluto en la categoría cinturón negro, o sea, en una competencia en la que todos los niveles se mezclaron. Estaban todos los cinturones negros de Chile. Fue un gran torneo en el que gané las tres luchas que disputé. Obviamente quedé muy satisfecho con esa actuación que me llena de confianza para afrontar el compromiso de Brasil”, reconoce el ingeniero en medio ambiente de la Municipalidad de Viña del Mar, que manifiesta su contento con la llegada de Amelia, su hija de dos meses que se suma a Simón, el retoño de dos años.

¿A qué edad obtuviste tu respetable grado de cinturón negro?

Ahora, en marzo pasado, a los treinta años. Es el primer año que participo bajo esa condición y me ha ido muy bien en las competencias.

Enseña las reglas y características de tu arte marcial…

A mi nivel, la lucha dura diez minutos en un round y se puede ganar de dos maneras: el oponente se rinde o ganas por puntaje. Éste lo dan las posiciones con las que se maneja el combate, las que te entregan una ventaja sobre el adversario. La idea es que el rival se rinda buscando su rendición a través de estrangulaciones, atacando el cuello con la misma chaqueta o con las piernas y brazos. O con palancas en las articulaciones del cuerpo. Por esto las lesiones son muy frecuentes (…). Eso es. Hace cuatro años, en un Mundial, me durmieron porque no me rendí a una estrangulación. Y te desmayas, algo no muy simpático…

Existen las federaciones internacional y chilena de jiu jitsu. La internacional es tan grande que le han ofrecido participar en los Juegos Olímpicos, lo que no ha aceptado porque se politiza el deporte y se echa a perder. Es lo que pasó con el taekwondo y con el judo que se llenaron de reglas y, al final, han perdido la esencia deportiva.

¿Ha sido bueno este año para ti? ¿Cómo lo estás culminando?

Estoy cerrando las competencias del 2014, año en que gané dos torneos del Circuito Último Round realizados acá en Viña. Este año se hicieron por primera vez esos circuitos, tres en Viña, participé en dos y en ambos fui campeón al ganar a los mejores cinturones negros del país. Obtuve 400 mil pesos, nunca habían dado un premio en dinero. Desde marzo que no pierdo una lucha en Chile, por lo tanto, este ha sido mi mejor año.

¿Cuántos países y luchadores habrá en Brasil?

Hay mucha gente inscrita, ecuatorianos, argentinos, brasileños… Competidores de Estados Unidos también y de hartos lados. Es un campeonato muy amplio, un Sudamericano que se extiende a países de Centro y Norteamérica. Es una verdadera Copa América.

Dijiste que eres el único chileno que nos representará en São Paulo…

Soy el único que está clasificado y acreditado para este campeonato. Es muy difícil que la Federación Internacional certifique a un chileno como cinturón negro, así es que, como nacional y viñamarino, tengo una gran responsabilidad.

¿Te has preparado bien, tranquilamente?

Antes me enfocaba más en las pesas y en una actividad física más exigente, ahora, desde que volví del Mundial de Long Beach, en mayo, me he concentrado mucho más en el jiu jitsu. En lo estrictamente técnico. Ya no hago una rutina de pesas ni de preparación física, sino que me he enfocado a mi disciplina en sí. Le he dado mucha importancia a la nutrición, a alimentarme mejor, así, evito lesiones. Después del Sudamericano, me operaré una rodilla que no ha funcionado muy bien.

Este Sudamericano es de marca mayor. ¿Vas confiado en ocupar posiciones preferentes?

Soy de los piensa que en todo deporte la cabeza es fundamental, es todo, y que el físico es un ochenta por ciento. Mi objetivo es ganar siempre, naturalmente, pero mi meta mayor siempre es dejar todo en el tatami. Si gano, espectacular, pero si no, espectacular también porque sé que he dejado todo en mi lucha. Mi objetivo principal es ganar, a eso voy, mis rivales son humanos como yo, somos iguales, no son ningunos dioses. El que tenga más cabeza y más cojones, ganará.

¿Qué antecedentes te avalan como para hacer un buena presentación el fin de semana?

En el último Nacional de Santiago demostré que estoy en un nivel óptimo, en él salí ganador en menos de un minuto en las tres luchas que hice. La final la gané en 18 segundos. Fue auspicioso también lo que realicé en el Circuito Último Round, al que vino lo mejor de Chile. Enfrenté a los más destacados cinturones negros del país, quedándome con las dos fechas en las que competí. No digo que soy el mejor de Chile, pero en este momento estoy dentro de los mejores y, además, preparado física y mentalmente para dar lo mejor por Viña del Mar.

¿Qué empresas te apoyan para el desafío paulista?

La CASA DEL DEPORTE y la Municipalidad de Viña, también Último Round, una empresa de artículos deportivos. Un kimono es muy caro, cuesta 100 mil pesos, y afortunadamente me apoyan con él y con la ropa. Además, tengo el respaldo de Body Fortress Chile, Green Sea, Super Entrenamiento y el de Kabuki.

Junto con prepararte y competir, haces clases de jiu jitsu…

Sí, en mi academia de acá de Viña del Mar, ubicada en Arlegui con calle Quilpué. Hacemos clases a personas de 13 a 50 años, damas y varones, y los días sábado, recibimos a niños de tres a once años. Mi mujer -Bárbara Yáñez-, que tuvo a nuestra hija hace dos meses, ya volvió a entrenar con nosotros. Eso es lo bueno, que es un deporte familiar y que una persona puede entrenar sin importar su condición física…

La academia se llama COHAB y (además de tener sede en Viña) tenemos otras en Quilpué, Concón, Valparaíso, Copiapó, Santiago y en Punta Arenas. Y una en Cuenca, Ecuador. En la de Viña hay más de 150 alumnos, unos diez de ellos becados al cien por ciento.

¿Qué te parece la labor de la Casa del Deporte en una década?

Es increíble el trabajo que ha hecho, es cosa de ver las innumerables instalaciones que ha levantado para hacer todo tipo de torneos. Ver los polideportivos y piscinas que hay en todas partes de la ciudad. En una institución que da la mano inmediatamente cuando uno pide ayuda para hacer actividades. Su infraestructura deportiva es espectacular, realmente. En la Playa del Deporte de Las Salinas ha puesto de todo, en cada lugar uno puede entrenar. Viña es una ciudad deportiva y la cantidad de alternativas que se ha generado es cada vez mejor…

Quiero agradecer el apoyo que siempre he tenido del señor Javier Aravena, su director, y principalmente el que me ha dado la alcaldesa Virginia Reginato. Ambos me han ayudado personalmente, jamás me han cerrado una puerta cuando he solicitado facilidades para desarrollar mi deporte y para viajar a torneos representando a Viña del Mar.

Mario Ramírez Escudero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s