Carlos Caszely: Cuando Alexis juegue para el equipo y no para él, Chile va a mejorar

PHOTO

 

El mayor símbolo albo, voz influyente y osada, habla de todo con la Ciudad del Deporte: de su derrotero por la Roja y el Cacique, de la Selección de hoy, de Historia, de Cruyff… Lea las impresiones de un ídolo y de un emblema del gol.

Donde lee y conversa con amigos religiosamente todos los mediodías del año, en un café de Providencia, la Casa del Deporte sostuvo un profundo encuentro con el máximo ídolo de Colo Colo, su mayor figura histórica asimismo. “Estando en Madrid el año pasado supe de la votación realizada por Internet, no entre cuatro paredes. Cuando me avisaron que fui elegido el mejor de los noventa años, casi se me salió el corazón. Porque fue una encuesta desde Arica a Punta Arenas y porque hay muchos grandes en la larga historia alba: David Arellano, ‘Chamaco’ Valdés, Enrique ‘Cuá Cuá’ Hormazábal, Mario Galindo… Entonces, el orgullo fue gigantesco”, confiesa Carlos Humberto Caszely, el “Gerente”, cuyo segundo apellido es Garrido, “el de Olga, mi madre”.

¿Por dónde continuamos el diálogo? Por Johan Cruyff, el “Pelé blanco”, supercrack fallecido recientemente y por quien Caszely ha sido ampliamente requerido, pues con él convivió en España. “Qué lástima lo del ‘Flaco’, con quien coincidí en mi época del Español cuando él era figuraza del Barcelona. Integramos una selección catalana, incluso, en 1976. Era un buen hombre, serio, compuesto y muy simpático con su reducido grupo, pero distante con gente desconocida. Fue uno de los pocos a quien vi fumar en el entretiempo, fumaba Chesterfield, más de un paquete diario. A los dos años de dejar el tabaco, le detectaron cáncer, el que se lo llevó temprano”.

¿Está entre los tres o cuatro mejores de la historia?   

Para mí, entre los cuatro. Tuve la suerte de jugar con los cuatro mejores, como compañero o en contra: Pelé, Maradona, Cruyff y Elías Figueroa. Y estoy dejando fuera a Franz Beckenbauer, a Eusebio, a Bobby Charlton… Tuve el gusto también de jugar el primer partido de Maradona en Chile, el 80, cuando vino por Argentinos Juniors. Con dos tantos míos, Colo Colo ganó 3-2. Uno fue un golazo, después de resistir una patada increíble del arquero. La historia no miente, está ahí, nadie la puede borrar.

Nadie. Tampoco las escritas en la Copa Viña del Mar de los ochenta, donde, con la señera “9” popular, brindó un festival de conquistas. “Ganamos las copas del 80 y 81. En la primera, venciendo a Platense y a Huracán, y en la del 81, goleando 5-2 a Everton. Eran lindos esos torneos nocturnos en Sausalito, donde jugaban los mejores clubes nacionales, y equipos argentinos, brasileños… Recuerdo uno cuando vino por Inter de Porto Alegre un negro extraordinario, el “Negro Vasco” (Severino Vasconcelos), quien impresionó a nuestro entrenador. Don Pedro Morales lo fue a buscar el 79 y llegó a triunfar en su máximo esplendor. Debutamos en un 7-2 a Wanderers, con cinco míos y un tiro libre de él. ¿Y Viña ciudad? Es maravillosa. Veraneo harto allá con mi familia y amigos, en el Sector 4 de Reñaca. En el café hablamos tardes enteras de fútbol, y en su casino, el más tradicional de Chile, jugamos un poco, comemos y lo pasamos el descueve”, comenta el seleccionado chileno entre 1969 y 1985, año del adiós frente a Brasil con su marca registrada: eludiendo al portero.

“Debuté con 18 años, en mayo del 69 –aclara el ‘Chino’-, contra Argentina en el Estadio Nacional. Entré por ‘Tito’ Fouillioux y me tocó un marcador grandote, pero no tuve problemas porque siempre fui bastante agrandado. Siempre quise ganar, desde el primer al último partido llevé el barrio al estadio. Y mi estreno oficial, también ante Argentina en el Nacional, fue el 72 por la Copa Carlos Dittborn. Perdimos 4-3, con dos goles de Chamaco y uno mío, el primero en la Selección”.

Y los últimos los marcó en 1985.

Después del fatídico penal del 82, no jugué más en la Selección sino hasta la eliminatoria de México 86, cuando don Pedro Morales me convocó. Reaparecí con dos goles sobre Ecuador en la victoria por 6-2. Esos fueron los últimos oficiales… Te hablo de mis dos mayores desgracias: no jugué la eliminatoria de Argentina 78 ni la primera parte de la del 86 por orden del gobierno (…) Y el 21 de mayo del 85 me despedí ganando 2-1 a Brasil con un gran tanto, tras eludir al arquero.

En 1973 dio origen a un grito nunca antes escuchado en Chile.

Ochenta mil personas gritaron, ¡cuando iban 80 mil a los estadios!, “Se pasó, se pasó…”, después de anotarle a Unión Española en la Libertadores del 73. Ese fue el mejor gol de mi carrera, porque tomé el balón en el semicírculo de mi área para llegar al área chica rival y convertir luego de eludir hasta a los pacos. Pocos días más tarde, volvió a escucharse el mismo grito contra Emelec. Fue increíble porque esos goles se transformaron en un clamor multitudinario.

El 6 de abril se conmemora un triunfo inédito. ¿Qué recuerda de aquella hazaña en el Maracaná, inscrita el mismo 73?

Fue la primera vez que un equipo chileno ganó en Brasil, un triunfo bastante emotivo e histórico por la Libertadores sobre un gran Botafogo. Un equipazo que tenía algunos campeones de México 70, Brito y Jairzinho, y al técnico Mario Zagallo, también campeón mundial. Y a Dirceu, al “Lobo” Fisher, a Francisco Marinho, en aquel momento uno de los mejores laterales del mundo. Pero igual lo volví loco. Antes de mi gol y de un penal que me cometieron, convertido por Chamaco, le anularon además un golazo al propio Chamaco. Hasta hoy nadie sabe por qué.

“VITAL SERÁ EL RETORNO DE MARCELO DÍAZ, EL MEJOR JUGADOR DE CHILE”  

El periodista, profesor de educación física y administrador de empresas dice a la Casa del Deporte antes de referirse al nuevo ciclo de la Roja: “Soy entrenador también, y un tipo que siempre está aprendiendo, leyendo. Cuando muy joven alguien me dijo que el saber no ocupa espacio”. Y sobre su apellido, el de su padre René, explica: “Aún no sabemos si es húngaro, polaco o del sur de Italia. No tenemos certeza, pero un alto porcentaje dice que es húngaro por la S y Z, y por la Y final”.

¿Su impresión de Arturo Salah, qué espera de él?

Nada, seguirá todo igual, sin ningún cambio radical. Ya se ha visto. Primero, habló de respetar todos los contratos, pero Sampaoli y Beccacece se fueron. Después, acordó con Carlos Soto (presidente del SIFUP) no jugar más un partido antes de las cinco de la tarde por respeto a los protagonistas, sin embargo, el clásico se disputó al mediodía. Que va a ordenar algo, quizás, pero no habrá cambios profundos en nuestro fútbol.

¿Y de la llegada de Juan Antonio Pizzi? ¿Le gustó el debut ante Argentina?

Llegó a tomar un fierro caliente, entonces merece tiempo. Y no me gustó el debut, mal Chile. Pizzi se equivocó en la formación, no sé por qué puso a Orellana y a Beausejour a tirar centros si no tenía un delantero de área para recibirlos. Uno sentado cómodamente en la terraza de su departamento empieza a hacerse preguntas, y ésa es una de mis incógnitas. Por qué no jugársela con un centrodelantero neto.

¿Contra Venezuela sí acertó? Reapareció Vidal…

A Venezuela siempre se le ha ganado, e insisto, siempre los equipos deben tener un delantero de área, goleador. Una vez más he tenido la razón. Siempre digo, ‘no sé más de fútbol que el resto, pero me equivoco menos que el resto’. Un referente de área es muy valioso y Pinilla lo demostró, estando ahí para rematar las jugadas de los compañeros. Y Vidal fue importantísimo también, desde los cuarenta minutos, cuando Chile empezó a dominar el partido. Entonces, el técnico se dio cuenta de su error frente a Argentina, dándonos toda la razón a quienes reclamamos por un atacante central.

¿Pinilla es el “9” entonces, al lado de Sánchez y Vargas?

Ángelo Henríquez y Nicolás Castillo también están capacitados, y cuando vuelva Vargas, quien no es puntero sino que usa más la diagonal, se puede juntar con Sánchez. Algo muy importante: cuando Alexis se dé cuenta de que debe jugar para el equipo y no para él, la Selección debería mejorar mucho. Y tiene que volver a la punta derecha, porque por ese lado hace más daño junto a Isla, no jugando en el medio donde quiere ser el Messi chileno.

¿El ariete central sí o sí en definitiva, Carlos?

¡Siempre! Los voy a defender a muerte. Me dicen, ‘claro, porque tú eras 9’. Es cosa de recordar una vez cuando Sampaoli estaba muy complicado, frente a Uruguay, llamó a Esteban Paredes, que marcó de una pelota que quedó en el área. Y ya está, a cobrar. Un gallo con olfato para meterla permanentemente será decisivo.

¿Qué otros cambios se deben realizar para fortalecerse?

Recuperar las duplas que normalmente se habían hecho. Repito, Sánchez con Isla por el sector derecho. Ése es el lugar de Alexis, como puntero. Por el otro, hacer la de Beausejour con… no sé, no veo un lateral izquierdo indiscutible. Más arriba, tener un creativo como el “Mati” Fernández con Pinilla, o Valdivia con Pinilla, y fundamental será el retorno del mejor jugador de la Selección, Marcelo Díaz. Marcelo es el motor, es quien pone la pausa, el pelotazo, el que quita, se mete entre los centrales, juega de líbero delante de la línea de cuatro y también detrás de ella. Para mí, es un hombre muy importante para Chile.

¿Va a ir al Mundial de 2018 a ver a la Roja?

No sé. Diré si clasifica o no después de la Copa Centenario, cuando Pizzi tenga un tiempo más extenso junto a sus jugadores, un tiempo en el cual ya pueda implantar los matices que él pretende. En poco tiempo no puede cambiar o acercarse a lo ejecutado por Bielsa y continuado por Sampaoli.

LA ROJA, UNA HISTORIA CENTENARIA

Una vez terminada la Copa América 2015, el laureado periodista Edgardo Marín dio en exclusiva a la Casa del Deporte –basándose en logros por sobre calidad- su oncena ideal de todos los tiempos: Bravo, Luis Eyzaguirre, Medel, Figueroa, Eugenio Mena (éste casi igualado con Antonio Arias). Aránguiz, Jorge Toro, Vidal, Valdivia. Y en ataque, Sánchez y Salas. Como técnicos, ubicó en el mismo sitial a Fernando Riera y a Marcelo Bielsa.

¿Concuerda o discrepa?

Discrepo, totalmente. Él es un periodista de escritorio, de fútbol sabe muy poco. Para mí, Roberto Rojas aún está un peldaño sobre Bravo. Eyzaguirre sí, fue el primer lateral volante en Chile, pero también está Mario Galindo. Nadie puede dejar fuera a Elías y a Raúl Sánchez, un exquisito. Y no estoy nombrando al “Flaco” Quintano, quien con Figueroa formó una dupla admirada en el mundo. El “Chino” Arias era un perro en la marca y salía jugando muy bien. En el medio, imposible no tener a Chamaco, el mejor que vi en el mundo pegarle con los dos pies, ni a Marcelo Díaz, motor de la Selección actual. Más arriba, ubico a Valdivia y en delantera, a Pedro Araya y Marcelo Salas. También estoy dejando fuera a Leonel Sánchez, un hombre muy importante en la historia (…) Son opiniones respetables, cada uno tiene la suya, aunque esta es muy discutible. Es que es fácil quedar bien con la gente nueva.

¿Y usted integra esa formación ideal?

Sí, porque estamos hablando de una selección de la historia y ésta dice que Carlos Caszely hizo 42 goles por su país, además de ser el máximo goleador de Colo Colo. Perdona la autorreferencia en un país donde uno de los grandes problemas es la mediocridad, pero yo no soy mediocre. Y el mejor entrenador es Luis Álamos, creador de los dos mejores equipos chilenos, el “Ballet azul” y el Colo Colo 73. El “Zorro” ayudó mucho para que Chile lograse el tercer lugar el 62, porque la base de aquella selección era su ballet.

¿La Copa América lograda el año pasado es superior al tercer puesto del 62?

Sí, fuimos campeones de América con la mejor generación de todos los tiempos, lejos. Pero como generación, como conjunto, no por individualidades.

¿Quiénes están en el podio de nuestro fútbol?

Elías Figueroa, yo y Salas. Ahí también hay conceptos diferentes, unos de escritorio y otros de quien estuvo dentro de la historia, dentro de la cancha.

¿Y cuál es el once histórico del Cacique?

Ahí cuesta más elegir entre tantos jugadores y noventa años de vida. Tenemos a Cuá Cuá Hormazábal, a Manuel “Colo Colo” Muñoz, a Chamaco, a Roberto Rojas, a Mario Osbén, otro arquerazo. A Galindo, a Lizardo Garrido, a Jorge Toro, un espectáculo… No, es mucho más difícil que la Selección, son demasiadas figuras y palabras mayores.

Palabra de dribbling, genialidad y de inspiración prodigiosas, amén de una personalidad y guapeza diferentes. Palabra de finta, y de una velocidad mental e inteligencia para saber jugar sin balón además. De una llama aún vigente a los 65 años. De una firma que burlaba arqueros generando el delirio de 80 mil gargantas. Palabra de gol.

Jaime Núñez: ningún alcalde se ha preocupado tanto como la alcaldesa Virginia Reginato por el deporte

PHOTO

 

El Presidente del Club Deportivo Angamos de Santa Inés conversó de varios temas con la Casa del Deporte, ocasión donde conocimos la sede y su máximo motivo de orgullo, el Complejo deportivo

Jaime Núñez, Presidente del Club Deportivo Angamos lleva aproximadamente 10 años en su cargo y 25 como dirigente en diferentes labores. Por eso es voz autorizada para contarnos un poco de la historia de este equipo perteneciente a la Asociación de fútbol de Santa Inés, motivo por el cual se enorgullece y emociona. “El Club es el más antiguo del sector, se fundó el 27 de diciembre de 1934 y este año vamos a cumplir 82 años de vida, donde hemos sido los pioneros en todo, tuvimos la primera escuela de fútbol y para ponerle la guinda a la torta, construimos nuestro propio complejo deportivo que está muy cerca de nuestra sede social”.

En nuestro recorrido por la sede y Complejo Deportivo de este prestigioso Club, nos encontramos con una gran cantidad de fotografías y trofeos que simbolizan la historia a lo largo de los años, es por eso que al consultarle acerca de los campeonatos logrados, el Presidente nos señala que “en cuanto a estadísticas es difícil ya que han sido muchos, pero lo que sí puedo afirmar es que el Club Deportivo Angamos se ha caracterizado por tener siempre unas buenas cadetes y por eso hemos subsistido tantos años. El último campeonato que logramos fue en 2008, en primera división que es el equipo más importante de todas las instituciones. Ahora con la construcción del Complejo Deportivo, que empezó a funcionar en febrero de 2013, hemos podido tener recursos para poder hacer una primera competitiva y esa es la idea del directorio, estar en los primeros lugares, no sólo en una categoría sino que en varias”.

En cuanto al desarrollo del deporte en Viña del Mar y al apoyo por parte del municipio al fútbol amateur afirma que “ningún alcalde se ha preocupado tanto como la alcaldesa Virginia Reginato por el deporte y de eso estamos muy agradecidos. Nos ha apoyado al 100% en todas las gestiones que nosotros hemos realizado. De hecho el complejo deportivo en gran parte se debe a la ayuda que nos han brindado”.

Finalmente, el Torneo de la Asociación de Fútbol de Santa Inés comenzará pronto y en cuanto a las expectativas que se generan asevera que “nosotros estamos en buena posición económica. Con la construcción de nuestro Complejo Deportivo tenemos recursos que antes no teníamos y por ende debemos mejorar la parte competitiva, porque el Club Deportivo se tiene que destacar por eso, por pelear arriba en todas sus categorías y llegar ojalá en el futuro a los campeonatos de campeones para estar dentro de los mejores equipos de la V Región”, concluye.

Mario Salas: Si Chile muestra actitud y continuidad durante los 90 minutos, debería ganar

PHOTO

 

El DT cruzado anticipa el juego entre los finalistas de la última Copa América, aludiendo además a Pizzi y a Salah. Del presidente de la ANFP, el oriundo de la Ciudad del Deporte dice: “Arturo le ha dado distinción a nuestro fútbol”.

Ayer, tras comandar el entrenamiento de U. Católica y un encuentro de ésta contra Santiago Morning, el seleccionado nacional en las eliminatorias de Francia 1998 dialogó con la Casa del Deporte en su oficina de San Carlos de Apoquindo, donde analizó un duelo de suma expectación entre esta Argentina que no ha ganado nada –en muchos años- y el campeón de América. “Será difícil ver pronto un cambio respecto a cómo venía jugando la Selección, por el poco tiempo de preparación al mando de Juan Antonio Pizzi. Aunque tengo la impresión, sí, de que la idea del nuevo técnico debería adaptarse y ser relativamente similar a la de Jorge Sampaoli en los dos primeros partidos”, apunta el también ex seleccionado chileno de rugby, quien fue descubierto en el fútbol por una leyenda oro y cielo llamada René Orlando Meléndez.

Pizzi ha adelantado en las últimas horas un 4-2-3-1. ¿Qué te parece ese dibujo?

Me gusta harto, pero se deben buscar a los hombres adecuados para aplicarlo. Chile los tiene para jugar de esa forma y también tiene jugadores capaces de desequilibrar con cualquier sistema.

¿Pizzi es muy diferente a Sampaoli?

Muy distinto, cada uno tiene su libro o su manual, y ambos pregonan un fútbol radicalmente diferente. Esto no significa que uno sea superior al otro, son estilos distintos nomás. Cada uno puede manifestar o plasmar dentro del campo lo que estime más conveniente. Lo fundamental acá es estar convencido y a Pizzi lo veo muy convencido de lo que está haciendo.

¿Cómo se puede vencer a un rival que, entre otras cosas, contará con el estreno de Lionel Messi en estas eliminatorias?

Como ha jugado en el último tiempo, con la ya característica intención de ir siempre hacia adelante y con la idea de, sobre todas las cosas, posicionarse en campo rival. Y tratando de hacer sentir la condición de local a través de un juego agresivo y ofensivo. Si no es de esa manera, se verán limitadas las opciones de un triunfo.

Y se verán limitadas también debido a cuatro ausencias muy importantes…

Toda la razón, son muy importantes, sin Arturo Vidal, Charles Aránguiz, Jorge Valdivia y Eduardo Vargas las posibilidades decrecen. Y ahí está el gran desafío, ¿cuál?, saber encontrar los sustitutos que además puedan servir para partidos próximos cuando la Selección pudiera tener el mismo problema.

¿Cómo has visto a Argentina, de la cual se dice viene muy bien?

Es que tiene excelentes figuras… Ahí nos encontramos con otro desafío para el técnico nacional, poder armar a sus jugadores y comprometerlos con una idea colectiva. Ese también es un desafío mayor.

¿Cuál es la fórmula ideal para anular a Messi?

No permitiéndole estar en una zona de confort, sacarlo de ella e idear una estrategia para restarle comodidad. Claro, es fácil decirlo… Lo mismo al resto de los rivales, desacomodarlos también. Pero no nos fijemos solamente en Messi, sino además en todo el equipo argentino. Sería un grueso error preocuparse sólo de él, si sus compañeros también pueden liquidar en cualquier momento.

¿Qué atributos debe mostrar Chile para quedarse con los tres puntos?

Actitud y continuidad a lo largo de los noventa minutos, y hacer todo lo posible para ser el protagonista. Ese es el tema principal. No sabemos en qué momento o minuto podrá definir, pero, repito, con actitud y regularidad debería quedarse con la victoria.

Y es dueño de casa, tiene la obligación de atacar, ¿y con quién en delantera junto a Alexis Sánchez?

Más que decir quiénes pueden actuar arriba, me satisface la cantidad de delanteros de calidad que tiene. Dentro de ellos, incluidos Jeisson (Vargas) y Ángelo (Henríquez), quienes se mencionan menos, cualquiera puede ejercer su capacidad contra Argentina. Todos están capacitados, si bien Mauricio Pinilla y Fabián Orellana poseen mayor experiencia.

No es fácil aventurarse con un resultado, ¿o sí?

No, es de pronóstico incierto, pasa cualquier cosa, incluso ganando Argentina no debería sorprender. Me gustaría ver a Chile como vencedor, naturalmente… ¿Si ellos son favoritos? Sobre nosotros siempre lo serán, por mucho que nuestra Selección gane diez Copas América. Los momentos actuales nos dan un poco más de superioridad, un solo peldaño más, pero en cualquier minuto explotan con sus figuras de una calidad increíble.

¿Chile sí es favorito ante Venezuela el martes, a pesar de enfrentarla en Barinas?

Debería sacar un buen resultado, sin dudas. Venezuela ha bajado bastante últimamente, está abajo en la tabla sin ningún punto, además será el segundo partido de Pizzi, por lo tanto tendrá un mejor panorama tras el cometido de mañana (hoy). Si la meta es clasificar al Mundial, se deben sumar puntos sin importar la ubicación de las otras selecciones.

Restando trece fechas para el cierre, ¿clasifica la Roja al próximo Mundial? 

¡Sí! Con Argentina, Ecuador, Uruguay, Brasil… Hay varios en la misma disputa. Será difícil, pero sí, la veo jugando un tercer Mundial consecutivo.

¿Y tu opinión de Arturo Salah, Mario?

La mejor. Le ha dado distinción y una gran altura a nuestra actividad. Fue jugador, entrenador campeón, presidente de club, subsecretario de Deportes, dirigió a la Selección… Espero lo mejor de su mandato.

“MIS RAÍCES ESTÁN EN VIÑA” 

¿Cómo está la UC de cara a las últimas cinco fechas del torneo nacional?

Estamos bien, con muchas ganas de seguir en esta senda para tener la posibilidad de descontar el punto de ventaja de Colo Colo y luchando por nuestro gran objetivo, el título. Por un campeonato esquivo desde el 2010, conquistado precisamente con Pizzi como entrenador. Y respetando las campañas de Palestino y Wanderers, los otros candidatos que están un poco más abajo.

¿Y Everton, tu cuna deportiva?

Siempre estoy interesado en su suerte y enterado de todo, ya que mis raíces están en Viña. El último partido, con La Serena, lo vi por televisión.Tengo contacto directo con el club, del cual me alegro muchísimo porque cumplió un objetivo. Le falta el más importante, llegar lo mejor posible a la disputa por un cupo para ascender. Ahí está su enfoque, no en el presente campeonato. Además, siempre estoy atendiendo los afectuosos correos de la Casa del Deporte.

Edmundo Olfos: Fue muy estimulante el marco de público para clasificar a Hong Kong, Viña se sacó un 7

PHOTO

 

A tres semanas del World Series de Hong Kong, el coach viñamarino del septeto nacional analiza a los rivales de primera fase y la opción de acceder a Río 2016, sin dejar de hablar del mundo de la ovalada.

“El 2 de abril nos vamos al World Series”, dice el “Longa” Olfos a la Casa del Deporte, primer medio que conversó con el seleccionador chileno del Rugby 7 previo al viaje al Sevens World Series, donde los “Cóndores” competirán –entre el 8 y 10 de abril- luego de conseguir el cupo en Viña del Mar, en enero pasado. “Tenemos fe de hacer una buena presentación ante España, Papúa Nueva Guinea y México, rivales en la fase inicial. Estamos entrenando intensamente cuatro días a la semana en las canchas de la federación, del parque Mahuida de La Reina, y todos los sábados estamos jugando fuertemente también entre nosotros”, prolonga el  viñamarino de cuarenta años.

“Ser entrenador de la Selección es un gran orgullo, difícil de explicarlo. Llevo siete años al mando de ella después de defenderla en juvenil, en el seven y en la adulta, hasta el 2007. Todo esto comenzó a los siete años en el colegio Mackay de Viña, donde estudié y jugué desde los 17 en el primer equipo de Old Mack’s, siempre de tercera línea”, expresa el esposo de Mariana Gotuzzo y padre de Julieta (6 años) y Edmundo (5 meses). “Hace cuatro años tengo una empresa llamada TCM (training, coaching y management) y también una academia en la Casona de la ‘U’ Andrés Bello de Las Condes, donde entreno a jóvenes de 13 a 18 años“, apunta el asimismo preparador físico. “En Sudáfrica terminé de estudiar, el 2000, cuando me fui a jugar becado y donde, además, hice los cursos de nivel 1 y otros”.

Repasa cómo clasificaron a Hong Kong en el Seven de Viña…

Jugando a buen nivel, terminando invictos y recibiendo muy pocos tantos. Como el 2014, cuando les ganamos a todos, incluido Argentina, derrotándola por primera vez en la historia. Fue todo redondo y perfecto ese año, en el cual también fuimos campeones por primera vez. El 2015 hubo un bajón propio de la confianza de habernos impuesto el año anterior, y ahora el panorama fue distinto porque hubo un recambio y una división de jugadores, ya que a algunos los estaban necesitando en la quince. Y poco antes del Seven de Viña, fuimos terceros en la Copa de Plata de Argentina al vencer a Los Falcons, el segundo equipo de Estados Unidos que hizo una gira por Reñaca y Mar del Plata.

¿Quedaste conforme con la primera actuación chilena en la World Series, en 2014?  

Sí, porque les jugamos de igual a igual a todos antes de perder 19-17 ante Rusia con un pass forward, o un pase para delante no cobrado. Hubo cosas por parte del referato que en el alto rendimiento condicionan, pero se trata de un humano arbitrando que se puede equivocar y restringirte por un mal cobro.

Volviendo a este año, ¿resultó importante la respuesta del público de Viña para clasificar nuevamente a la serie mundial?

Fue muy estimulante el marco de público para conseguir el objetivo, aspecto en el que el aficionado de Viña se sacó un seven, o un siete. Lo único adverso para hacer un mejor juego ante la gente de Viña fue no tener un plantel de doce jugadores del mismo nivel, porque con el proceso del cambio tuvimos no más de nueve. El resto es muy joven, seleccionados de 19 años con cierta carencia de formación para la alta competencia. Nos falta un poco, estamos un tanto débiles en el punto de contacto, en la rigurosidad del tackle, lo que se perfecciona con la experiencia del entrenamiento. Son temas a remediar urgentemente, ya que a los 14 o 16 años, máximo, deben estar preparados para desafíos exigentes.

¿Qué saben de España, Papúa Nueva Guinea y México, rivales en abril?

A México lo conocemos bien, lo hemos enfrentado en dos ocasiones en panamericanos. Ha crecido y ha experimentado un avance mundial, aunque, en el papel, nosotros estamos un poco más arriba. Tenemos más desarrollo técnico y, además, en este nivel pesa un poco la historia. Y Papúa Nueva Guinea, junto con mostrar una mezcla de isleños, se identifica por su condición física, explosividad, velocidad, agresividad… Es complicado y peligroso en lo individual, entonces, en el uno contra uno. Pero tiene falencias como conjunto, no es consistente a la hora de definir.

¿Y de España?

Es potencia, como en muchos deportes, los que trabaja muy bien en cuanto a políticas. Está fortalecido en casi todas las disciplinas y el rugby no es la excepción. Ha jugado mundiales 15, seven, lleva varios años metido en el circuito del World Series, está entre los 18 mejores del mundo… Pero no es de otro mundo. Y nuestros jóvenes, amparados en este  proceso de siete años y teniendo un respeto especial por los rivales, son competitivos, teniendo en cuenta sí de que España es mejor.

La etapa de grupos, en teoría, deberían pasarla junto con España…

Deberíamos pasar a cuartos y a semifinales, etapa dificultosa porque, seguramente, te encontrarás en ella con Japón y con la misma España, dos rivales fortísimos.

“LA FILOSOFÍA DEPORTIVA DE VIÑA ES FANTÁSTICA”

¿Cómo les fue en Estados Unidos, adonde fueron invitados en febrero?

Bien, tomando confianza y ritmo entre prestigiosos países del rugby. Estuvimos una semana entrenando con Estados Unidos en el Centro Olímpico de San Diego y participamos en el Seven de Las Vegas, donde también jugaron Alemania y los segundos equipos de Francia y Sudáfrica.

Otro desafío muy importante será el Preolímpico de Mónaco, en junio próximo. ¿Pueden clasificar a Río de Janeiro?

Sería lindo y atractivo para el deporte mundial ver en unos Juegos Olímpicos el rugby seven, que se estrenará en Río. Se jugó en algún momento, pero como exhibición en la década del treinta. Mucha gente aún no se da cuenta de lo entretenido que es y del show que genera. Tenemos la posibilidad de conseguir el último cupo en Mónaco, tarea difícil ante rivales poderosos. Además, son solamente doce las selecciones que estarán en las olimpiadas. Es difícil pero no imposible, en la cancha todo puede pasar, más en esta especialidad de mucha sorpresa, viveza, espacio.

¿Los apoya la federación o el Ministerio del Deporte?

Todo el apoyo es del Comité Olímpico, del COCh, que está obligado… tiene que hacerlo supongo.

Y el deporte de Viña, ¿qué te parece, Edmundo?

Es atractivo el concepto o la filosofía de tener una ciudad deportiva. Interesantísimo. No he visto en otras partes del mundo una ciudad con esa denominación. Viña, donde los espacios deportivos han crecido totalmente, tiene gente y autoridades para seguir creciendo e invirtiendo en aquellos espacios; y en el desarrollo del recurso humano, es decir, en lo relativo al entrenador, al preparador físico, a la capacitación a los profesionales del área… En Chile no tenemos tan claro el tema del deporte, tenemos otras preocupaciones, como la salud y educación obviamente (…) Me parece fantástica esa filosofía, y fortalezas como el Polideportivo y como tantos espacios que le dan el carácter de Ciudad del Deporte. Y hay más: el sector costero, las ciclovías, las áreas en la Playa del Deporte. Tener una playa destinada al deporte de toda una sociedad también me parece excelente.