BASTIÁN LÓPEZ: “El Polideportivo de Viña del Mar es muy cálido, excelente, atractivo”

Imagen

Atención con este nombre: Bastián Andrés López Farías. Nombres y apellidos de un muchacho de 16 años, nacido el 26 de septiembre de 1995 en Santiago, que pronto puede dar triunfos de repercusión internacional para la halterofilia de nuestro país conforme a su talento, entrega, pasión y a una irrefutable proyección. Bastián, estudiante de segundo año medio en el legendario Liceo José Victorino Lastarria, egresó triunfante del Gimnasio Polideportivo Regional de la CIUDAD DEL DEPORTE, Viña del Mar, el viernes 22 de junio a las 21 horas, cuando, tras alzar 128 kilos en arranque, alcanzó su sexta medalla de oro en los torneos que disputó: el VIII Panamericano Sub 17 y el IX Sudamericano en idéntica categoría.

En las instalaciones del Comité Olímpico de Chile, COCh, donde se prepara intensamente para concretar el sueño de ascender a la más alta competencia, Bastián, de 1.64 metro y 76 kilogramos, solícitamente aprieta pausa y la CASA DEL DEPORTE el record para animar un diálogo en el que el entrevistado hace gala de sensatos y maduros pareceres. Como los de un consagrado y curtido atleta. Atención, Bastián es un paradigma a emular, conjuga el deporte y su educación como pocos: “Antes de hablarte del campeonato realizado el fin de semana en Viña, quiero agradecer todo el apoyo que me dan mis padres Jacqueline y Durvin, los profesores de mi liceo y los entrenadores de la Federación de Levantamiento de Pesas. Mi hermano Nicolás, de trece años, también está dándome permanente ánimo para poder rendir en los estudios y en los torneos en los que participo. Agradezco a Raúl Gutiérrez, cubano, mi actual entrenador, él ha sido importante en mi crecimiento deportivo y personal… Es sacrificado pero lindo, vale la pena estar todo el día fuera de mi casa, de hecho, sólo los días domingo estoy en mi verdadero hogar, en Conchalí, porque para facilitar las distancias y los tiempos, estoy viviendo en el CAR (Centro de Alto Rendimiento), que se ubica en el Estadio Nacional”.

¿Por qué resides en el CAR, Bastián, si eres de Conchalí? Pensé que eres de provincia…

Les pedí a los dirigentes de la Federación que me permitieran alojar en el CAR, porque, como vivo en esa comuna que está lejos de mi liceo y de acá, las cosas se me hacen más fáciles. Además, estoy mucho más concentrado para hacer ambas cosas.

¿Cómo comienzan y finalizan tus días?

Me levanto a las seis de la mañana, desayuno y me voy al Lastarria, del que salgo a las dos de la tarde. Me voy a almorzar al CAR, duermo hasta las cuatro y entreno desde las cinco a nueve y media de la noche.

El fin de semana es para tus padres y hermano…

Sólo los sábado en la tarde y los domingo. El sábado también entreno, pero medio día, de diez a una. Y aprovecho de dormir, mi gran pasatiempo… Cuando me llamaste hoy al CAR, me despertaste, eran como las tres (risas).

Con tanta energía deportiva, ¿cómo te ha ido en tus estudios?

Bien, soy un buen alumno, tengo un promedio que supera el seis. El colegio me apoya harto, ha sido importante para mí. La halterofilia me gustó cuando entré al Lastarria, el 2008, cuando era chico y guatón. Pablo Castro, profesor de educación física del liceo y exentrenador de la Federación, andaba buscando cadetes, tenía un taller, y a quienes iban a él les decía que tenían nota 7 segura (ríe).  

¿Qué quieres estudiar después del cuarto, qué ciencia te gusta?

Medicina, la medicina general me gusta. Es difícil compatibilizarla con el alto rendimiento deportivo, pero con esfuerzo se puede. Sé que puedo. Ojalá pueda ser becado, tengo buenas notas y me ha ido bien en el deporte.

“Un paseo dorado por Viña del Mar”

La CIUDAD DEL DEPORTE te dio una suculenta cosecha. ¿Cómo estuvo la competencia, a quiénes venciste?

Me fue bien, gané seis oro, tres en el Panamericano Sub 17 y otros tres en el Sudamericano. En mi categoría de 77 kilos, derroté a rivales de México, Brasil, Argentina, Venezuela y a dos chilenos, ecuatorianos y colombianos. Con estos resultados me convertí en campeón panamericano y sudamericano.

¿Cómo se portó el público viñamarino? ¿La organización estuvo a la altura de un evento de relevante magnitud?

Los tres días hubo muy buen público. Hubo 400 competidores, todos de importante nivel, y el gimnasio, muy cálido, me pareció excelente, atractivo. La organización, nada que quejarse, una gran organización. En lo competitivo, fue más exigente y superior al Panamericano pasado que se llevó a cabo en Islas Margarita, Venezuela, donde fui segundo.

Posees otros títulos importantes…

Sí, soy campeón nacional adulto y juvenil con récord chileno en ambos niveles. Y a nivel panamericano y sudamericano, rompí el récord en envión con 162 kilos.

¿Adónde apuntan tus próximos desafíos?

En septiembre, en Eslovaquia, se disputará el Mundial Sub 17, y el 2014, los Odesur, que tendrán como sede Viña del Mar y Santiago. El 2015, se realizarán los Panamericanos de Toronto y el 2016, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. A todos ellos espero ir.  

¿Quién apoya tus viajes y presencia en competencias?

La Federación y, en lo técnico y humano, los entrenadores y dirigentes. Ahora cuento con un apoyo PRE-PRODAR y en agosto debería salir el PRODAR. Es una ayuda económica mensual que nos la dan de acuerdo al nivel de las medallas que un deportista gana. Y el COCh es importante, nos permite ocupar sus gimnasios, entrenamos tranquilos y en un buen ambiente. Tú ves ahora, tenemos las condiciones para prepararnos bien.

¿Quiénes son tus referentes, a qué deportista admiras?

Cristián Escalante ha sido el mejor y el más conocido en mi deporte. Lo admiro mucho. Y María Fernanda Valdés, de veinte años y de categoría 75, también ha sido exitosa, fue segunda en los Panamericanos de Guadalajara 2011. Ellos son mis modelos a seguir. María Fernanda irá a Londres junto con Jorge García, adulto de 105 kilos.

¿En qué nivel está Chile en el contexto internacional?  

Hemos subido en nuestro deporte. A nivel sudamericano, en mi categoría, ya estamos peleando el quinto o cuarto lugar, más arriba están Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador. En el plano panamericano, las potencias son Estados Unidos, México y Cuba. Chile está entre el séptimo y octavo lugar.

¡El deporte es vital para el cuerpo y alma! Adelante, Bastián: en la CIUDAD DEL DEPORTE leen tu concepto.

Vital, súper importante. Espero que en Viña y en todas partes dejen el sedentarismo, con el deporte se van a culturizar, crecerán, llevarán una vida sana y tranquila. Que dejen de lado el fútbol también, un deporte que no ha ganado nada, salvo el Colo Colo ’91 me dices tú, nada más. Ganó otro par de copas por ahí, pero jugando sólo uno o dos partidos (N del R: Recopa Sudamericana, un encuentro en Japón, e Interamericana ’92, dos juegos). Hay deportes que han ganado mucho más, pero que tienen escasa difusión. Eso impide conocer más de lo que han logrado Denisse van Lamoen en arco, Tomás González, Bárbara Riveros, Kristel Köbrich… Gracias a la CASA DEL DEPORTE de Viña del Mar y a su director Javier Aravena, y a la alcaldesa Virginia Reginato por difundir todo  tipo de deportes por medio de esta entrevista. Todos son importantes, no sólo el fútbol.

¡Atención! Bastián López, un nombre, un deportista diferente que en Eslovaquia, Santiago-Viña del Mar, Toronto o en Río de Janeiro puede dar que hablar y difundir otra disciplina. Sin vanagloriarse, sólo con su proverbial esfuerzo, ejemplo y humildad, esos plausibles valores que forjó Viña del Mar en abril de 2005…             

Imagen

Por Mario Ramírez Escudero    


Anuncios