MARCELO BARTICCIOTTO: “Mi actuación en Viña la llevaré a la tumba”

El 21 de febrero de 1960, en los jardines ubicados frente al Palacio de Bellas Artes de la Quinta Vergara, se llevó a cabo la jornada inaugural – histórica – del primer Festival de la Canción de Viña del Mar, animada por Heraldo García, naciente evento que culminó el día 28 cuando Ricardo García, el otro locutor, dijo: “Gana la canción ‘Viña’, de los autores José Goles y Manuel Lira, interpretada por Mario del Monte”. 39 años después, durante la cuadragésima edición, enfrentó al temido “Monstruo” un brillante futbolista que ganó todo en América. ¡El único deportista que se ha presentado en el Festival de Viña del Mar en más de medio siglo!  Acompañado por Keko Yunge, el ídolo de Colo Colo Marcelo Pablo Barticciotto Cicaré entonó, el lunes 15 de febrero de 1999, un tema de su autoría, con letra y música propias: “Nada es Importante”. Ese 15 de febrero, por otra parte, se cumplía un aniversario más del deceso de don José Francisco Vergara Echevers, fundador de la Ciudad Jardín, desaparecido en 1889.

El notable ex delantero de Huracán, Colo Colo, América de México y Universidad Católica, que se reunió con esta Casa del Deporte en un café de La Reina, en Av. Príncipe de Gales, Santiago, nació en Avellaneda, Buenos Aires, el 1 de enero de 1967. Hijo de Mabel y de “Pichi” Alberto, hermano de Alejandro (49), padre de Lucas (19), Octavio (16) y Bruno (8) y casado con Claudia Di Bartolo, confiesa que “soy hincha de Racing y de Colo Colo… Nací el mismo año que Racing ganó la Libertadores y fue campeón mundial. En Montevideo le ganó al Celtic de Escocia 1 – 0…Me siento jugador chileno, me formé acá. Mi salida de Colo Colo hace poco fue traumática, aún lo es…¡Si me fui de mi casa! Ha sido un gran dolor en el alma, el peor de todos. Con la directiva de ahora, no vuelvo más”.

Diestro de pie y zurdo de mano, Marcelo sonríe cuando le afirmamos que los “genios” han sido zurdos o “siniestros”, como dice él: Sir James Paul Mc Cartney, Mario Kreutzberger, Albert Einstein, Ian Paice, Leonardo Da Vinci, Sir Bobby Charlton, Jimi Hendrix, Diego Maradona – su ídolo – y Sebastián Piñera son algunos de esos genios que han pasado a la inmortalidad por su talento y creatividad.

– ¿Cómo llegaste a Chile, Marcelo? Llegaste a la calle Padre Mariano de Providencia.
– Sí, si ahí nos conocimos en mi departamento, te acordás…Vivía en el mismo edificio de (Ricardo) Dabrowski, compañero en Colo Colo. Bueno, tenía 19 años, estaba en Huracán y Jorge Luis Ghiso, sí, el “Vitrola” (ríe), que jugó en la “U” y en Everton, me recomendó a Everton el ’87…Sí, a Everton. Al final no pasó nada, no me acuerdo por qué. Después, habló con (Manuel) Pellegrini que estaba en la “U” y Manuel le dijo que quería un arquero…Y al final, Ghiso, que fue compañero de Pellegrini y Arturo Salah en la “U”, habló con Arturo y llegué a Colo Colo (Ghiso fue campeón con Everton de la Copa Chile 1984, dirigido por el augusto Fernando Riera).
– Ayer hablamos con Héctor Vega Onesime, periodista argentino que vive en Chile desde hace más de 20 años, y nos dijo que él le dio el sí a Salah en un hotel de Caracas.
– Sí, Héctor, que sabe mucho – fue director de El Gráfico nada menos (añorada revista) -, le dijo a Salah que me contratara, que me conocía.
– Debutaste en Colo Colo el ’88. Después…cuéntales tú mejor a los lectores de la Casa del Deporte de Viña el resto de tu currículo.
– Jajajá, ¿que me pusiste “Rummenigge” cuando debuté? Sí, dicen que me parecía al delantero alemán (Karl Heinz). Bueno, en Colo Colo estuve hasta el ’93, el ’94 jugué en el América de México, en U. Católica el ’95 y en Colo Colo hasta el 2002.
– ¿Pudiste ir al Atlas mexicano?
– Sí, el ’96…(Marcelo) Bielsa, que era el técnico, me pidió. Pero los dirigentes de Colo Colo cobraban mucho.
– ¿Cuántos títulos oficiales ganaste?
– …A ver…ocho, los ocho en Colo Colo. Con Católica gané la Copa Chile del ’95 con Pellegrini. Y con Colo Colo, todos saben, gané además la Libertadores y la Supercopa e Interamericana ’92. La Supercopa fue muy linda, ganamos por penales a Cruzeiro 5 – 4, con un penal dramático de Jaime Pizarro en Kobe (Japón). Le pegó muy mal Jaime pero igual entró.
– ¿Qué pasó el miércoles 22 de mayo de 1991, Marcelo, ante 64.208 ansiosos hinchas?
-…¡Ahhh! Ese debe ser el partido más recordado en la historia de Chile. Tuvo de todo, fue traumático, tenso… Ganamos 3 – 1 a Boca, que tenía un equipazo. “Ahí ganamos la Copa Libertadores”. Fue muy difícil. Hubo peleas, golazos, imposible de olvidar…Entró el perro.
– “Ron”, el pastor alemán de Carabineros que guiaba el cabo segundo Carlos Vilches, y que murió un año después en el Centro de Adiestramiento del Cerro San Cristóbal. Su tumba está el en Patio de Honor de los Perros Policiales de ese cerro. Cayó sobre una roca que le cruzó el corazón. ¡Si ‘Ron’ fue protagonista, quién no lo recuerda!   Memorable, también, el superlativo achique de Morón a (Gabriel) Batistuta, luego del carrerón de 70 metros del atacante trasandino.
– (Carlos) Navarro Montoya, el arquero de Boca, recuerda mucho a ‘Ron’ (ríe con muchas ganas Marcelo).
– Inolvidable…¿Si? No me acordaba que ese mismo día estaba de cumpleaños el “Coca” Mendoza.
– Sí, 23 años estaba cumpliendo Gabriel, que nació en Sewell, Sexta Región, en 1968.
– ¿Qué nos dices del “Coca”, el regalón del dt Mirko Jozic?
– Gran tipo, leal, buen amigo, no se guarda nada… Eso lo valoro mucho en un medio tan cínico.
– Y el  miércoles 5 de junio de 1991, ¿qué significa para ti? Hubo 66.517 aficionados que a las 20.47 horas vieron el decisivo segundo golazo de Luis Pérez. Hasta 11 muertos hubo en los festejos. 
– Lo máximo para mí en mi carrera. Quedé en la historia de Chile, fue el primer título que ganó el fútbol chileno. Definimos el partido antes de los 15′ con los golazos de “Lucho” Pérez… Sí, un técnico dijo por ahí que los terceros puestos no se celebran.
– Ese técnico es Nelson Acosta, quien cuando Chile ganó el bronce – tercer puesto – en Sydney 2000, celebró como niño.
– Antes hubo dos fechas muy especiales para ti: el 30 de septiembre de 1989, día en que se inauguró definitivamente el estadio Monumental y…
– Maravilloso, hice el primer gol a Peñarol, ganamos 2 – 1. Fue mucho para mí eso, estaba mi ‘viejo’ en la cancha, imagináte. Quedé en la historia de mi equipo.
– ¿Sabías que el primer gol oficial en el Monumental lo anotó Juan “Tanque” Alvarez, el “Panzer” de Wanderers, el 20 de abril de 1975 (padre del ex delantero internacional Claudio, quien es maestro de las escuelas de fútbol de nuestra Casa del Deporte)?
– Sí, me habían contado… Se lo hizo a Santiago Morning, creo, cuando el estadio se llamaba Pedreros. ¿Y cuál es la otra fecha?
– El 15 de abril de 1995 le marcaste a Colo Colo por Católica, en el arco sur del Estadio Nacional. ¿Por qué no celebraste?
– Por respeto. Me acuerdo que cuando dieron la formación de Católica sentí una ovación impresionante…Fue la ovación más grande que sentí junto con la de “La Noche Alba del ’96″…Durante el partido no pensé en qué haría si hacía un gol. Sí, Pellegrini era el técnico de Católica y estaba el “Coca” (Mendoza) en Colo Colo.
– Tienes dos pasiones, Marcelo. ¿Qué música, artista, canciones y riffs te gustan?
– Escucho de todo, pero mis principales artistas son Soda Stereo, The Police, Sex Pistols, Pink Floyd… Amo la guitarra, respeto mucho a los creadores. Ahora escucho a Alejandro Sanz, Alejandro Lerner. Me gusta mucho Kiss también, tienen una canción muy bella que se llama “Shandy”…Sí, Pappo (Norberto Napolitano) es un icono en Argentina. Tiene una gran canción, “Sucio y desprolijo”. Pappo murió. Y te cuento que en el colegio, cuando ‘pibe’, había dos grupos con mucha rivalidad…Uno de Kiss y otro de Queen. Yo era de Kiss porque los de Queen eran los “gays”.
– ¿Tú creaste “Nada es Importante”? Con esa obra pasaste a la historia del Festival de Viña como el único deportista que ha actuado en el primer escenario nacional.
– Yo la creé, la letra y música las hice yo. Fue maravilloso estar en Viña, un recuerdo imborrable. Muchas gracias a Javier (Aravena), director de la Casa del Deporte, y a la alcaldesa Reginato por acordarse de mí. Llamaré…Sííí, le escribiré a Javier ahora mismo, me emociona mucho.
– ¿Qué se siente estar frente a 16, 18, 20 mil personas?
– Pensás muchas cosas, que se me podia olvidar la letra, que la gente que no era de Colo Colo no me aceptaría…Complejo, pero recibí una gran ovación, maravillosa. Había muchos nervios, no es fácil cantar en vivo para tanta gente. Esa actuación me la llevaré a la tumba.

Marcelo, extrañando a sus dos hijos mayores que vacacionan en Viña del Mar, recordó el momento más aciago que ha vivido en su carrera deportiva, el que tuvo como responsables a cuatro futbolistas intelectual y culturalmente limitados: Arturo Sanhueza, Rodrigo “Kalule” Meléndez, Miguel Riffo y Gonzalo Jara. “Fue lo peor para mí, fue un puñal en el alma porque me tuve que ir de mi casa, ¡de mi casa, Mario!  Pero pude ser campeón como entrenador del Clausura 2008”.
– ¿Tienes amigos Marcelo?
– Pocos…(Daniel) Morón, (Marcelo) Espina, que trabajó con ustedes en Viña, en la Casa del Deporte, y (Ricardo) Dabrowski. Tengo pocos amigos.
– ¿Quién es tu ídolo, el mejor jugador que has visto?
– Maradona.
– ¿Y chilenos?
– El Pato Yáñez (“Paul Anka”, ríe), Jaime Pizarro, Marcelo Salas e Iván Zamorano.
– ¿Tu opinión de Marcelo Bielsa?
– La mejor. No sirven los que alaban a Bielsa ahora. Yo hablé bien de él cuando llegó, lo respaldé. Es fácil “subirse al carro”.
– ¿Cuál es tu impresión de la cantidad de entrenadores argentinos que dirigen en Chile y del nivel del campeonato local?
– Los técnicos que vienen mienten. Dicen que vienen a un gran medio, y lo tienen que decir porque en Argentina no tienen “pega”. En general. Si la liga nuestra es mala, lenta… Yo me aburría mucho cuando estaba en la banca. No confundamos el nivel de la Selección con el del torneo. La Selección sí anda bien, pero el torneo no. El campeonato fue bueno hasta el ’98, ’99…Antes estaba el Cobreloa de (Marcelo) Trobbiani, del “Chicho” García, había figuras…(Néstor) Gorosito, (Beto) Acosta, el Leo Rodríguez, muchas…Aburre ser campeón todos los años, los tres grandes, da “lata”. Le hace pésimo al torneo…Para Everton fue hermoso porque fue campeón después de…¿32 años? Eso es lindo. Colo Colo tiene que ganar la Libertadores, la Sudamericana.
– Hiciste goles muy hermosos, Marcelo. Hasta uno de 51 metros.
– Sí, pocos pero lindos. Recuerdo un golazo que le hice a Católica por la Libertadores del ’92…(Pedro) Carcuro, te acordabas vos, dijo ese día “¡No, no me pregunten, no me pregunten cómo lo hizo…No me pregunten…!” Fue muy lindo, sin ángulo… Sí, también ese de lejos a Cobresal en El Salvador; el que le marqué a Boca en el 3 – 1…El “Pato” (Yáñez) me dio un gran pase, levantó la vista como los cracks, y me habilitó.
– Tú sacabas con impresionante facilidad centros con el balón en movimiento y con ambas piernas, proverbial sello tuyo. Eso se llama técnica en velocidad.
– Sí, tenía esa virtud natural. Desde chico lo hice. Hice muchos pases o centros goles de esa forma.
– En 1991, importantes clubes querían contratarte: el Olympique de Marsella, Atlético de Madrid, Atalanta y Sevilla estuvieron muy interesados en ti. ¿Te perjudicó el 6 – 1 que les propinó el Real Madrid en el Bernabéu el 28 de agosto de ese año?
– No debí jugar ese día…Tenía todo arreglado para ir al Sevilla principalmente. Discutí con los dirigentes de Colo Colo porque no quería ir a jugar, no me sentía bien y me arriesgaba.
– ¿Qué les pasó en el 0 – 3 con Estrella Roja de Yugoslavia, en Tokio, por la final de la Copa Intercontinental el 8 de diciembre del mismo ’91?
– Jugamos contra un equipazo. Llegamos muy mal, desmotivados, todavía estábamos festejando. Ellos tenían a Jugovic, Mihajlovic, Savicevic, Pancev…Un tremendo equipo.

“En mi corta carrera como entrenador, he sido subcampeón del Clausura 2007 con la ‘U’ de Concepción, estuvimos 13 fechas invicto, y gané el Clausura 2008 con Colo Colo…Soy uno de los pocos, muy pocos que han sido campeones del Colo como jugador y técnico, creo que estoy en la historia alba”, dice acertadamente Marcelo. Y se despide con emoción: “Muchos saludos a todos en Viña…Al “Chicho” García, “Coca” Mendoza, a la señora alcaldesa, a Javier (Aravena), muchas gracias por acordarse de mí, de mi actuación en el Festival, algo muy emocionante para mí. Los felicito por el trabajo que hacen, maravilloso que hagan deporte…Chile es un país muy sedentario, está en los primeros lugares mundiales de obesidad infantil. Muy positivo que se preocupen de los niños…Felicito a la alcaldesa y a Javier Aravena, quien “lleva las riendas”. Sé que hacen muchas cosas en procura del deporte, tienen además una gran ciudad, con deporte, cultura, espectáculos, festival, tantas cosas.” Y asegura el rubio que estudió agronomía y educación física dos años: “Acordáte de mí, en cualquier momento dirijo a Everton. Acordáte”.

Muy sincero, culto y humilde es “Barti”. Encanta con su rauda y apasionada oratoria y con su calidad humana innegable, la misma que poseen otros argentinos que se quedaron en Chile: Néstor Isella Ferlini, Vicente Cantatore Sozzi, Daniel Morón Salinas, Óscar Fabbiani Venturelli, Claudio Borghi Bidos, Gustavo Dalsasso Coletti, Héctor Vega Onesime… Grandes personas que están con nosotros, pero que no cantaron en Viña un día.   Mare

Anuncios