Edmundo Olfos: Fue muy estimulante el marco de público para clasificar a Hong Kong, Viña se sacó un 7

PHOTO

 

A tres semanas del World Series de Hong Kong, el coach viñamarino del septeto nacional analiza a los rivales de primera fase y la opción de acceder a Río 2016, sin dejar de hablar del mundo de la ovalada.

“El 2 de abril nos vamos al World Series”, dice el “Longa” Olfos a la Casa del Deporte, primer medio que conversó con el seleccionador chileno del Rugby 7 previo al viaje al Sevens World Series, donde los “Cóndores” competirán –entre el 8 y 10 de abril- luego de conseguir el cupo en Viña del Mar, en enero pasado. “Tenemos fe de hacer una buena presentación ante España, Papúa Nueva Guinea y México, rivales en la fase inicial. Estamos entrenando intensamente cuatro días a la semana en las canchas de la federación, del parque Mahuida de La Reina, y todos los sábados estamos jugando fuertemente también entre nosotros”, prolonga el  viñamarino de cuarenta años.

“Ser entrenador de la Selección es un gran orgullo, difícil de explicarlo. Llevo siete años al mando de ella después de defenderla en juvenil, en el seven y en la adulta, hasta el 2007. Todo esto comenzó a los siete años en el colegio Mackay de Viña, donde estudié y jugué desde los 17 en el primer equipo de Old Mack’s, siempre de tercera línea”, expresa el esposo de Mariana Gotuzzo y padre de Julieta (6 años) y Edmundo (5 meses). “Hace cuatro años tengo una empresa llamada TCM (training, coaching y management) y también una academia en la Casona de la ‘U’ Andrés Bello de Las Condes, donde entreno a jóvenes de 13 a 18 años“, apunta el asimismo preparador físico. “En Sudáfrica terminé de estudiar, el 2000, cuando me fui a jugar becado y donde, además, hice los cursos de nivel 1 y otros”.

Repasa cómo clasificaron a Hong Kong en el Seven de Viña…

Jugando a buen nivel, terminando invictos y recibiendo muy pocos tantos. Como el 2014, cuando les ganamos a todos, incluido Argentina, derrotándola por primera vez en la historia. Fue todo redondo y perfecto ese año, en el cual también fuimos campeones por primera vez. El 2015 hubo un bajón propio de la confianza de habernos impuesto el año anterior, y ahora el panorama fue distinto porque hubo un recambio y una división de jugadores, ya que a algunos los estaban necesitando en la quince. Y poco antes del Seven de Viña, fuimos terceros en la Copa de Plata de Argentina al vencer a Los Falcons, el segundo equipo de Estados Unidos que hizo una gira por Reñaca y Mar del Plata.

¿Quedaste conforme con la primera actuación chilena en la World Series, en 2014?  

Sí, porque les jugamos de igual a igual a todos antes de perder 19-17 ante Rusia con un pass forward, o un pase para delante no cobrado. Hubo cosas por parte del referato que en el alto rendimiento condicionan, pero se trata de un humano arbitrando que se puede equivocar y restringirte por un mal cobro.

Volviendo a este año, ¿resultó importante la respuesta del público de Viña para clasificar nuevamente a la serie mundial?

Fue muy estimulante el marco de público para conseguir el objetivo, aspecto en el que el aficionado de Viña se sacó un seven, o un siete. Lo único adverso para hacer un mejor juego ante la gente de Viña fue no tener un plantel de doce jugadores del mismo nivel, porque con el proceso del cambio tuvimos no más de nueve. El resto es muy joven, seleccionados de 19 años con cierta carencia de formación para la alta competencia. Nos falta un poco, estamos un tanto débiles en el punto de contacto, en la rigurosidad del tackle, lo que se perfecciona con la experiencia del entrenamiento. Son temas a remediar urgentemente, ya que a los 14 o 16 años, máximo, deben estar preparados para desafíos exigentes.

¿Qué saben de España, Papúa Nueva Guinea y México, rivales en abril?

A México lo conocemos bien, lo hemos enfrentado en dos ocasiones en panamericanos. Ha crecido y ha experimentado un avance mundial, aunque, en el papel, nosotros estamos un poco más arriba. Tenemos más desarrollo técnico y, además, en este nivel pesa un poco la historia. Y Papúa Nueva Guinea, junto con mostrar una mezcla de isleños, se identifica por su condición física, explosividad, velocidad, agresividad… Es complicado y peligroso en lo individual, entonces, en el uno contra uno. Pero tiene falencias como conjunto, no es consistente a la hora de definir.

¿Y de España?

Es potencia, como en muchos deportes, los que trabaja muy bien en cuanto a políticas. Está fortalecido en casi todas las disciplinas y el rugby no es la excepción. Ha jugado mundiales 15, seven, lleva varios años metido en el circuito del World Series, está entre los 18 mejores del mundo… Pero no es de otro mundo. Y nuestros jóvenes, amparados en este  proceso de siete años y teniendo un respeto especial por los rivales, son competitivos, teniendo en cuenta sí de que España es mejor.

La etapa de grupos, en teoría, deberían pasarla junto con España…

Deberíamos pasar a cuartos y a semifinales, etapa dificultosa porque, seguramente, te encontrarás en ella con Japón y con la misma España, dos rivales fortísimos.

“LA FILOSOFÍA DEPORTIVA DE VIÑA ES FANTÁSTICA”

¿Cómo les fue en Estados Unidos, adonde fueron invitados en febrero?

Bien, tomando confianza y ritmo entre prestigiosos países del rugby. Estuvimos una semana entrenando con Estados Unidos en el Centro Olímpico de San Diego y participamos en el Seven de Las Vegas, donde también jugaron Alemania y los segundos equipos de Francia y Sudáfrica.

Otro desafío muy importante será el Preolímpico de Mónaco, en junio próximo. ¿Pueden clasificar a Río de Janeiro?

Sería lindo y atractivo para el deporte mundial ver en unos Juegos Olímpicos el rugby seven, que se estrenará en Río. Se jugó en algún momento, pero como exhibición en la década del treinta. Mucha gente aún no se da cuenta de lo entretenido que es y del show que genera. Tenemos la posibilidad de conseguir el último cupo en Mónaco, tarea difícil ante rivales poderosos. Además, son solamente doce las selecciones que estarán en las olimpiadas. Es difícil pero no imposible, en la cancha todo puede pasar, más en esta especialidad de mucha sorpresa, viveza, espacio.

¿Los apoya la federación o el Ministerio del Deporte?

Todo el apoyo es del Comité Olímpico, del COCh, que está obligado… tiene que hacerlo supongo.

Y el deporte de Viña, ¿qué te parece, Edmundo?

Es atractivo el concepto o la filosofía de tener una ciudad deportiva. Interesantísimo. No he visto en otras partes del mundo una ciudad con esa denominación. Viña, donde los espacios deportivos han crecido totalmente, tiene gente y autoridades para seguir creciendo e invirtiendo en aquellos espacios; y en el desarrollo del recurso humano, es decir, en lo relativo al entrenador, al preparador físico, a la capacitación a los profesionales del área… En Chile no tenemos tan claro el tema del deporte, tenemos otras preocupaciones, como la salud y educación obviamente (…) Me parece fantástica esa filosofía, y fortalezas como el Polideportivo y como tantos espacios que le dan el carácter de Ciudad del Deporte. Y hay más: el sector costero, las ciclovías, las áreas en la Playa del Deporte. Tener una playa destinada al deporte de toda una sociedad también me parece excelente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s