Pablo Contreras: Chile está dentro de las cinco primeras potencias mundiales

EstadioSausalito_2

 

El medallista olímpico y figura en la primera victoria de la Roja ante Argentina recuenta ambos honores, repasa su carrera y calibra las opciones de la Sub 17 en el Sausalito de la Ciudad del Deporte.

Ya recuperado de su alarmante desplome en Bolivia, el ex zaguero dialogó con la CASA DEL DEPORTE en la cafetería del diario La Tercera sobre, especialmente, dos episodios dorados de nuestro fútbol en los que fue protagonista. De la exclusiva medalla olímpica lograda hace quince años en Sídney y del primer triunfo oficial de la selección adulta ante Argentina, inscrito el 15 de octubre de 2008. E, ineludiblemente, de aquella dramática experiencia sufrida el mes pasado en Santa Cruz de la Sierra, donde jugaba showbol.

“Me bajó la presión y me deshidraté al jugar con un cierto grado de estrés. Según los médicos fue un síncope vasovagal, del que no tengo recuerdos nítidos ni conciencia. Entiendo que el video del suceso es muy fuerte (…) Ya estabilizado esa noche, le escribí a mi mujer para que estuviera tranquila con mis hijos Vicente, Matías y Santiago, y para que mi madre (Marta Fica) no supiera. Por suerte Luis Muñoz fue a verla”, explica junto al ex coordinador de Colo Colo, testigo de esta cita. “Luchito, un padre para mí y para muchos jugadores de mi generación, fue una pieza fundamental tanto en lo deportivo como en lo humano”, descubre.

De sus inicios deportivos y sin olvidar a nadie, revela. “Comencé como delantero ya que mi ídolo era Iván Zamorano, sin embargo Gustavo Benítez y Rogelio Delgado me ubicaron como central por mi condición física. Fui un defensa goleador, identificado con Franz Beckenbauer y Fernando Hierro, dos modelos a seguir. Y a Colo Colo llegué el 93 por intermedio de Nicolás Córdova, cuando el ‘profe’ Freddy Delgado me vio junto a Roberto Álamos”.

Posteriormente, luego de dos títulos locales, realizaste excelentes campañas en Europa.   

Me fui como bicampeón al Mónaco, con el cual gané la liga y la Supercopa, además de la Supercopa Portuguesa con el Sporting de Lisboa. En el Olympiacos de Grecia obtuve otros dos títulos antes de retirarme el año pasado en el Melbourne Victory. Y no olvido a Racing de Argentina, Osasuna y Celta de Vigo, donde hice correctas campañas. Pero lo más importante, quizá, fue haber tenido grandes compañeros y mejores amigos, como “Rafa” (Rafael) Márquez y el “Muñequito” (Marcelo Gallardo) en Mónaco. Y como David Trezeguet, Cristiano Ronaldo…

“TENÍAMOS UN EQUIPO COMPLETO”

En más de un siglo, la selección nacional ostenta escasos reconocimientos de relieve mundial, resaltando entre estos la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2000. Pablo Contreras, defensor inamovible en Melbourne y en Sídney, luce el honor de haber sido partícipe de dos momentos memorables, encabezados por el podio en Australia.

“Todo empezó en el Preolímpico de Brasil, en Londrina, cuando quedamos sentenciados a la eliminación después de perder 5-1 con Colombia y con las maletas listas para regresar. Pero pasó lo increíble, el 9-0 de Brasil a Colombia que nos dio el paso a la fase final, en la cual clasificamos a Sídney derrotando 1-0 a Argentina”, indica.

El debut y el triunfo sobre España invitaron a soñar con el podio, pero no pudieron ante Corea del Sur… 

Después de las grandes actuaciones frente a Marruecos y España llegamos mermados en términos físicos al partido con Corea, y ya clasificados a la segunda ronda. Los coreanos fueron superiores a pesar de un aceptable partido nuestro, pero, quiera o no, los miramos por sobre el hombro. Pudimos emparejar el 1-0 anotado luego de una desconcentración, el que no nos afectó porque teníamos tranquilidad y anhelos de cara al encuentro con Nigeria.

Nigeria, campeón en Atlanta 96, ¿otorgaba tranquilidad?

Le teníamos bastante respeto por su buen fútbol a nivel Sub 23 y juvenil, pero fuimos totalmente superiores gracias a jugadores que estaban cumpliendo un campeonato espectacular. Todos en un gran momento, Iván (Zamorano), Reinaldo Navia, Rodrigo Tello, David Pizarro… La verdad, teníamos un equipo completo, condición respaldada por el 4-1. Y temprano, tuve la suerte de abrir el marcador con un cabezazo que nos dio la posibilidad de manejar el partido.

¿En semifinales qué les impidió pasar a la final restando muy pocos minutos? Te cobraron un penal que no me pareció…      

A mí tampoco. Gracias a mí no ganamos la medalla de oro (sonriendo)… La semifinal la perdimos mucho antes de los goles de Camerún porque tuvimos infinidad de ocasiones, en particular una de Claudio Maldonado, quien quiso definir sin ángulo en vez de tocar atrás a compañeros destapados. Incluso Iván lo retó harto. El 1-0 fue un autogol después de que Sebastián (González) tiró y rebotó en un defensa, y tras nuestra ventaja, se nos dio vuelta todo en cuatro minutos. Llegó el empate y mi discutido penal, inexistente. Pero nos juramos con el grupo darle la primera medalla olímpica a nuestro fútbol.

¿Y el 2-0 a Estados Unidos, para el bronce, fue tan brillante como se recuerda?  

Terminado el primer tiempo, de bajos 45 minutos, (Nelson) Acosta nos dijo vehementemente que no era la forma de conseguir algo importante para Chile. Entendimos el mensaje, por esto la segunda parte fue perfecta, con jugadas fantásticas y adelantando las líneas. Así tuvimos mayores posibilidades para concretar, a diferencia de un rival incapaz de atacarnos. El 2-0 nos quedó corto, y por todo lo realizado, merecimos algo más del bronce ante potencias como Brasil y España. Pero haber estado en el podio, era suficiente para nosotros.

“ENTRAMOS ABSOLUTAMENTE A LA HISTORIA”

Ocho años antes, nuestro fútbol había subido a un podio olímpico por primera vez y en el Estadio Nacional, en octubre de 2008, dio una alegría inmensa a la Marea Roja al doblegar también por primera vez a Argentina. En el 1-0 firmado por Fabián Orellana, Contreras, quien analiza a la Selección de la última década, nuevamente fue protagonista.

¿Cómo armaste tu puzle defensivo para derribar a la Albiceleste el día de un cabezazo tuyo?     

Sí, pude haber abierto el marcador cuando conecté justamente un pase de Orellana, destinado a convertirse en el “Histórico”. Lamentablemente el frentazo golpeó en el travesaño. Y previamente, Marcelo (Bielsa) me indicó cuáles eran mis virtudes y falencias para contrarrestar a una selección integrada por Messi, Sergio Agüero, Javier Zanetti, Javier Mascherano… Además me privó de un par de siestas mostrándome videos (sonríe).

¿Fueron acertadas las indicaciones y las frustradas siestas, entonces?

Sin ninguna duda porque aporté en una victoria jamás alcanzada en eliminatorias, ni a nivel adulto ni oficial. Fui afortunado además porque dimos un golpe sobre la mesa demasiado trascendente, avisándole al resto de las selecciones que desde ese triunfo nos tendrían que tener un respeto tremendo y dejar el alma para derrotarnos. Entonces quedé muy contento por mi actuación y por la de todo el equipo, las que nos consolidaron para clasificar al Mundial de Sudáfrica. ¡Y porque entramos a la historia absolutamente!

¿Cuál es tu mayor momento? ¿El bronce olímpico, jugar un Mundial…?

Primero, defender al club que me formó, una fortuna porque siempre fui fanático de Colo Colo. Después, el desafío inmediato es vestir la camiseta de la Selección, jugando con ella un Mundial, tres Copas América y clasificatorias. Jugar un Mundial es la satisfacción mayor para un futbolista. Otro logro es haber estado, con 20 años, en un club importante de Europa, el Mónaco. Y entiendo que participé en la mayoría de los torneos internacionales: Copa Libertadores, Mercosur, Copa América, Champions League, Juegos Olímpicos, Sudáfrica 2010, la Champions Asiática…

¿La Selección es potencia mundial definitivamente tras las victorias ante Brasil y Perú?   

Por lo mostrado en esos triunfos y en la Copa América, sí. Está dentro de las cinco primeras sin problemas junto a Alemania, Inglaterra, Francia y Argentina, a pesar de su débil momento. Los chicos demuestran cada fin de semana su altísimo nivel en clubes grandes y ahora, en las clasificatorias, siguen ganándose el respeto de sus pares. Si Brasil vino con un solo atacante, es porque la respeta en demasía, vi el partido y no me importaba que pasaran los minutos porque confiaba plenamente en la victoria. Y en Lima, el cuerpo técnico hizo una correcta lectura del juego, lo que permitió sumar tres puntos más.

Califica a Bielsa y a Claudio Borghi, tus técnicos en la Roja.

Marcelo era muy intenso en los entrenamientos, y con Claudio teníamos más espacio y comunicación. Hablo de dos métodos diferentes, no hay uno exacto que dé certeza, que diga, ‘con este triunfarás o fracasarás’. Cuando asumió el “Bichi”, nosotros nos encargamos de perjudicarlo, no supimos devolver la confianza entregada por él. Lamentablemente la malinterpretamos.

SUB 17, DESAFÍO EN SAUSALITO

¿Cómo ves a Chile para esta noche luego del empate con Croacia?

Nigeria, en términos físicos fundamentalmente, es respetable en esta categoría. No es fácil ganarle, pero ante el escenario que vive nuestro fútbol y después del favorable empate con Croacia, podemos conseguir un buen resultado. Chile ha generado respeto en el mundo, a todo nivel, expresado por amigos que me felicitan en todas partes. Esperemos que la tendencia de la adulta se traslade a las divisiones menores, especialmente a la Sub 17 por estos días. Y de Miguel Ponce, sé que ha trabajado arduamente en poco tiempo para dejar bien puesto el nombre de su selección.

¿La condición de local puede traicionar a un cuadro infantil?

Afecta, aunque muchos digan lo contrario. Yo jugué un Sudamericano Sub 20 acá, el 97, y nos complicó porque existen presiones extras. Con menos de 17 años se hace complejo el panorama, más cuando la parte mediática, la prensa y el hincha exigen resultados inmediatos. También habrá veedores de clubes europeos atentos a los chicos, quienes sueñan con proyectarse internacionalmente. Ojalá nuestros jugadores puedan sobreponerse a estas presiones dedicándose únicamente a lo que les compete.

¿Y cómo te han tratado el deporte de Viña y Sausalito, estadio de los encuentros de esta noche y del viernes 23 contra Estados Unidos?

Cuando he ido a jugar showbol y fútbol y tenis playa, muy bien. Lo mismo en Las Salinas, donde se ubica la Playa del Deporte. Para quienes estamos retirados, ha sido un placer practicar esas disciplinas en Viña del Mar, ciudad en la que he visto numerosos acontecimientos deportivos. Además tengo hartos amigos allá, con los cuales presenciaré dos partidos en Sausalito. Hoy y el viernes estaré dando mi apoyo a la Selección, como corresponde a todo hombre de fútbol.

Tras la tempestad de Bolivia, Pablo Contreras ha llenado estas líneas a todo fútbol y con toda paz. Con recuerdos lucidos, con títulos, con un rumbo moldeado en Macul y clausurado en Oceanía. Y con dos efemérides soñadas. La medalla olímpica lograda en Sídney y el primer triunfo sobre Argentina en un siglo. Y con una tercera, “el mayor honor es jugar un Mundial por la Roja”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s